En una oscura mañana de diciembre del 2008, los oficiales de la Oficina del Alguacil del Condado Maricopa llamaron a la puerta de una casa en el oeste de Mesa

4 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

En una oscura mañana de diciembre del 2008, los oficiales de la Oficina del Alguacil del Condado Maricopa llamaron a la puerta de una casa en el oeste de Mesa. Estaban allí para buscar a una mujer sospechosa de cometer un delito grave, es decir, trabajar con documentos falsos en un campo de golf en miniatura y un parque acuático.

El martes, poco antes de las 6 de la mañana, Guadalupe García de Rayos le dijo a los oficiales lo que necesitaban saber para detenerla. Ella verificó su nombre y dijo que efectivamente trabajaba en Golfland Sunsplash, un parque de atracciones a unos 2 kilómetros de distancia.

Ese arresto del 2008 fue parte de un ataque bien publicitado contra la inmigración ilegal realizado por el que era en aquel tiempo alguacil del Condado Maricopa, Joe Arpaio, y el también entonces abogado del Condado Maricopa, Andrew Thomas. Ambos hombres habían prometido usar sus dependencias locales para acabar con un problema nacional. Los dos dijeron que lo harían, en parte, para ir tras los empleadores que contrataban a personas sin los documentos necesarios.

Ese arresto acarrearía la deportación a México de García de Rayos la mañana del jueves.

Fue el resultado, dijo su abogado de inmigración, de la aplicación de políticas más estrictas establecidas por el presidente Donald Trump. Su anterior condena por delitos graves, no había merecido su expulsión en años anteriores. Simplemente se le dijo que debía registrase regularmente con las autoridades de inmigración, aseguró su abogado.

Pero esta semana, su familia temía que ella estuviera sujeta a diferentes criterios establecidos por la acción ejecutiva de Trump. Realizaron una conferencia de prensa fuera de la Oficina de Inmigración de Phoenix antes de que Guadalupe entrara. En el interior fue detenida y ordenaron su deportación. A las afueras los manifestantes se acumularon. Durante un tiempo, bloquearon la furgoneta que la llevaría a la frontera. Pero eso fue temporal. Su abogado dijo el jueves que había sido deportada.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Denuncia por correo electrónico llevó a las deportaciones

Los documentos judiciales para el caso de García de Rayos no muestran cuánto tiempo trabajó en Golfland, pero sí demuestran que ganó 9 dólares por hora. Su abogado dijo que trabajaba como conserje.

Fue arrestada ese año junto con otras 11 personas que trabajaban en los parques de atracciones administrados por la misma compañía; Golfland Sunsplash en Mesa, WaterWorld Safari en Glendale, y Big Surf, una piscina abierta de olas en Tempe.

En febrero de 2008, oficiales recibieron una acusación enviada por correo electrónico de un ex empleado que dijo que en WaterWorld habían contratado a varias personas que no tenían los documentos adecuados. Según documentos judiciales, en una llamada telefónica de seguimiento le dio a un oficial una lista de seis nombres que sospechaba estaban ilegalmente en el país. Los documentos no detallaban cómo el empleado sospechaba de esos seis.

Los oficiales solicitaron registros de empleo al estado. Luego buscaron cuestionables números de Seguro Social y consultaron las bases de datos federales.

En junio de 2008, los alguaciles allanaron los parques trayendo a miembros de los medios de comunicación.

NOTA RELACIONADA:'Tengo miedo, mucho miedo de que me deporten'

Jeff Golner, quien trabajó en las relaciones públicas de los parques, dijo el jueves que recibió una llamada de un periodista que viajaba en un automóvil de la Oficina del Alguacil y que iba en el camino a uno de los parques.

"Vas a recibir un montón de llamadas pronto", dice Golner que le comentó el reportero.

Los alguaciles arrestaron a ocho personas ese día. Los registros judiciales muestran que algunos eran empleados de mucha antigüedad. Una mujer dijo que había trabajado en WaterWorld desde 1995; un hombre dijo que comenzó en 1992.

Tony Hacker, gerente general de Golfland Entertainment Centers, dijo el jueves que en general, las personas detenidas en los parques eran trabajadores de mantenimiento y la cocina.

Hacker dijo que "en ese entonces, podría haber ser difícil conseguir a alguien bueno para esos puestos: Alguien que conoce el ambiente de la cocina y se enorgullece de su trabajo y quien hace un buen trabajo con mantenimiento".

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

La detención se produjo meses después

García de Rayos no fue arrestado hasta meses después. No había reporteros a la mano para documentar su arresto en su hogar en Mesa.

Los documentos de la corte muestran que los oficiales encontraron que ella usó un “número de extranjero” que pertenecía a un hombre 28 años mayor que ella. También usó un número de Seguro Social no asignado para ella.

El Seguro Social referido en los documentos de la corte pertenecía a un hombre de Tucson de 32 años quien dijo, durante una entrevista telefónica el jueves, que nunca había tenido ninguna repercusión por estar alguien usando su número de Seguro Social. También dijo que las autoridades nunca lo contactaron después de la detención de la mujer en 2008.

García de Rayos fue acusada de tres delitos graves. Los fiscales dijeron en documentos judiciales que buscarían una sentencia más severa porque ella cometió los crímenes para obtener ganancias financieras. Debido a que estaba en el país sin autorización, no era elegible para una fianza.

En marzo del 2009, poco más de tres meses después de su arresto, García de Rayos tomó un acuerdo. Ella accedió a declararse culpable de suplantación criminal. Era un violación de Clase 6, la clase más baja, pero aún así un delito grave.

Fue sentenciada ese mismo día a dos años de libertad condicional y el tiempo que ya había cumplido en la cárcel. La audiencia, según los registros de la corte, tomó 13 minutos.

De las 12 personas detenidas, cinco tuvieron los cargos en su contra desestimados sin prejuicios. Siete, entre ellos García de Rayos, fueron condenados.

Skip in Skip
x

Embed

x
CLOSE

En medio de protestas, camionetas del ICE salen de las instalaciones en el centro de Phoenix

Vigilancia y supervisión

Los fiscales presentaron cargos contra una mujer acusada de contratar a los empleados ilegalmente. Pero ese caso fue abandonado bajo un acuerdo con la compañía matriz de los parques de atracciones. Bajo ese acuerdo, WaterWorld Safari acordó cerrar por 10 días. Sin embargo, ya había dejado de funcionar y fue vendida a otra empresa.

Golfland Entertainment Centers aceptó ciertas medidas, incluyendo el uso del sistema E-Verify para verificar los números de Seguro Social de los empleados.

Hacker dijo que no tenía ninguna opinión sobre si trabajar ilegalmente en un campo de golf en miniatura merecía la deportación.

"Mi opinión no importa", dijo. "Seguimos la ley."

En enero de 2010, el oficial de libertad condicional encargado de supervisar a García de Rayos pidió al tribunal que pusiera fin a su supervisión temprana. "Mientras está en libertad condicional, la acusada ha informado y mantenido una residencia estable", se lee en la petición.

NOTA RELACIONADA: Detienen a varios activistas en protesta de ICE en Phoenix

García de Rayos también, según la petición, había completado sus horas de servicio comunitario y pagado todos los honorarios.

La solicitud fue concedida en marzo de 2010. García de Rayos ya no estaba en libertad condicional.

El mes siguiente, presentó una petición para desestimar su condena por delito grave.

El juez se la negó en junio, según muestran los archivos de la corte, citando sólo una razón: el "carácter reciente de la libertad condicional".

García de Rayos no volvió a intentar deshacerse de su condena. Todavía estaba en su registro cuando entró a la oficina de inmigración el miércoles pasado.

4 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/noticias/2017/02/10/guadalupe-garcia-trabajo/97749232/