Según Trump, la libertad de religión es "un derecho sagrado" que actualmente está "bajo amenaza", tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

WASHINGTON -- El presidente, Donald Trump, prometió hoy defender la libertad religiosa y "destruir" una ley que limita la participación política de los credos religiosos, en un discurso en el que, además, defendió su veto migratorio a todos los refugiados y los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

Según Trump, la libertad de religión es "un derecho sagrado" que actualmente está "bajo amenaza", tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.

Así lo afirmó el mandatario en su intervención en el Desayuno Nacional de Oración, un acto que mezcla política y religión, y que se celebra tradicionalmente cada año en Washington el primer jueves de febrero.

Como casi todo lo que hace Trump, su discurso no fue convencional, sino que desconcertó, entre otras cosas por su petición a los asistentes para que recen por los índices de audiencia de Arnold Schwarzenegger, quien sucedió al mandatario en el programa televisivo "The Celebrity Apprentice".

Sobre la llamada Enmienda Johnson, que establece que los credos religiosos y otras organizaciones exentas de impuestos no están autorizados a hacer campaña o apoyar abiertamente a candidatos a cargos políticos, Trump aseguró que la "destruirá totalmente"

"Permitiré que nuestros representantes de la fe hablen libremente y sin temor a represalias", agregó a continuación.

Esa Enmienda Johnson, vigente desde 1954 y cuyo desmantelamiento dependería del Congreso, establece que las confesiones religiosas no no pueden involucrarse en actividades políticas y, si lo hacen, corren el riesgo de perder los beneficios de estar exentas de impuestos.

"El terrorismo es una amenaza fundamental a la libertad religiosa. Debe terminar y se terminará", remarcó Trump en otro momento de su intervención.

Además, dijo que su Gobierno hará "todo lo posible" para "proteger la libertad religiosa en esta tierra" y que Estados Unidos "debe ser siempre una sociedad tolerante donde todas las creencias sean respetadas".

Por otro lado, Trump sostuvo que los estadounidenses tienen que sentirse "seguros" y recordó que ha empezado a adoptar "acciones necesarias" para alcanzar ese objetivo, en alusión a su orden para vetar temporalmente la entrada a Estados Unidos a todos los refugiados y a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

"Nuestra nación tiene el sistema de inmigración más generoso del mundo" y hay quienes quieren aprovecharse de eso "para socavar los valores que tanto queremos" o con el propósito de "propagar la violencia", denunció Trump.

Por ello, "en los próximos días, desarrollaremos un sistema para ayudar a garantizar que los admitidos en nuestro país abracen plenamente nuestros valores de libertad religiosa y personal", adelantó el mandatario sin dar detalles al respecto.

"Queremos que la gente entre en nuestra nación, pero queremos gente que nos ame y ame nuestros valores, no que nos odie y odie nuestros valores", apuntó.

Precisamente hoy, más de cien legisladores demócratas de la Cámara de Representantes urgieron a Trump a retirar "inmediatamente" su orden sobre los refugiados y ciudadanos de países de mayoría musulmana, en una carta dirigida a su secretario de Seguridad Nacional, John Kelly.

En su discurso, Trump no mencionó una posible orden ejecutiva sobre libertad religiosa, a pesar de que un borrador al respecto ha circulado en los últimos días y aparentemente incluye restricciones de derechos a los homosexuales.

El presidente sí compartió algunas reflexiones más personales, acerca de una biblia que le regaló su madre y sobre la que juró el cargo el pasado 20 de enero, y también sobre las oraciones de "personas increíbles" a las que conoció durante la campaña y que, según dijo, han sido "una fuente constante de fuerza".

El momento más desconcertante del acto se produjo al comienzo, con los comentarios sobre Schwarzenegger y "The Celebrity Apprentice", programa que Trump presentó en el pasado.

"Los datos de audiencia se han desplomado. Ha sido un absoluto desastre (...). Quiero rezar por Arnold (Schawarzenegger) si es posible, por esos datos de audiencia", señaló Trump.

Schwarzenegger respondió casi inmediatamente con un vídeo en Facebook en el que propone a Trump intercambiar sus trabajos: "Tú te encargas de la televisión, ya que eres tan experto en datos de audiencia, y yo me encargo de tu trabajo y finalmente la gente podrá dormir tranquila". EFEUSA

Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/noticias/2017/02/02/trump-promete-proteger-la-libertad-religiosa-y-defiende-su-veto-migratorio/97415794/