Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Cientos de personas llegan cada fin de semana a este arroyo con hermosas cascadas, ubicado a unas 80 millas al noreste de Phoenix, AZ

1253 LINKEDIN 3 COMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Puede mostrar los sitios donde los árboles han renacido o donde los peces originarios del lugar nadan en aguas profundas y cristalinas. Pero Roseman, que se desempeña como guardabosques encargado del río en el Parque Nacional Coconino, no dispone de mucho tiempo para hablar de estas cosas porque tiene demasiado trabajo.

Se lo puede ver en el sendero, rogando a los excursionistas que no arrojen desperdicios, que no olviden llevar agua para el camino y que tengan claro hacia dónde se dirigen.

El problema es que no todos escuchan.

Cientos de personas llegan cada fin de semana a ambos extremos de este tramo del arroyo, ubicado unas 80 millas al noreste de Phoenix, en vehículos que no están preparados para los escabrosos caminos que conducen al lugar y con un calzado inadecuado para transitar el sendero. Además de tirar basura, encienden fogatas, rompen los letreros e ignoran las advertencias. No parecen saber dónde están ni hacia dónde se dirigen. Algunos incluso se extravían o se lastiman en el camino.

RESERVE SU VISITA A FOSSIL CREEK

Roseman se toma las cosas con calma y para cuando el sendero se une con el cauce de agua, ya ha recogido media bolsa de desperdicios.

De todas maneras, no deja de reconocer que muchos visitantes son responsables y toman los recaudos pertinentes. “Hay muchas personas que realmente se preocupan por no dañar el lugar”, afirma.

Ante la enorme cantidad de visitantes que llegan a la popular zona de esparcimiento en los calurosos fines de semana del verano, el Servicio Forestal parece estar librando una batalla perdida. Los funcionarios del Servicio Forestal sostienen que es probable que el próximo verano los turistas deban hacer una reserva para visitar Fossil Creek. Después quizás se implemente un sistema de permisos.

Antes de llegar a revisar los campamentos, Roseman se encuentra con una familia de siete integrantes. La hija mayor, Cheyenne Moody, de 10 años, se rompió el brazo y Roseman se detiene para dar una mano.

En escasos 10 minutos, Roseman entablilla el brazo de Cheyenne y le coloca un cabestrillo. Con la ayuda de Christina Bentley, una experta en actividades recreativas del Servicio Forestal, logra reunir a la familia, les proporciona agua y los ayuda a emprender el camino de regreso por el sendero. Roseman llama al equipo local de Búsqueda y Rescate, ubicado en Strawberry, para que les asista.

Antes, la ruta Forest Road 708 unía Strawberry con la ruta Arizona 260, cerca de Camp Verde, pero hace unos cuatro años, una sección de la ruta se clausuró cuando algunas rocas comenzaron a desprenderse de un risco y un ingeniero decretó que la ruta no era segura.

En la actualidad, hay dos vías principales para llegar a Fossil Creek.

Una es Fossil Creek Trail, cerca de Strawberry. Este camino desciende unos 1,500 pies en cuatro millas y hay que caminar más para llegar al cauce principal del arroyo. Con el camino de regreso, se calcula que son unas 10 millas en el día.

“Muchas personas terminan aquí y piensan que Google los trajo al lugar correcto”, declaró Bentley. Creen que el agua está ahí nomás, pero esto no es así. Ella entrega mapas actualizados a los visitantes, “pero ellos siguen mirando su teléfono”.

El Servicio Forestal coloca letreros con información sobre la caminata, pero la gente los ignora. Además, sube información a su sitio web y envía a los guardabosques a hablar con los excursionistas. Pero estos no escuchan y se lanzan a caminar 10 millas en pleno desierto sin agua. Usan chanclas patas de gallo que se rompen por lo accidentado del terreno y llevan grandes hieleras pero nada para comer.

Tras nadar unas horas, la gente se cansa y no piensa que debe volver caminando cinco millas sin comida ni agua. Las chanclas se pierden o se rompen y las personas se cortan o se hacen ampollas en los pies. El equipo de Búsqueda y Rescate proporciona agua, brinda primeros auxilios y repara los calzados lo mejor que puede con cinta de embalar. Unos días después de que Moody se rompió el brazo, el equipo de Strawberry recibió tres llamadas de Fossil Creek Trail.

GUÍA DE LOS MEJORES RÍOS Y LAGOS EN ARIZONA

Tras verla en YouTube, muchos desean visitar una de las grandes atracciones del parque: la cascada. Entonces activan Google Maps y el GPS y salen a la aventura. Pero tanto los mapas como el GPS tienen información incorrecta. Roseman dice que del lado de Camp Verde, siguiendo el GPS, la gente conduce hasta pasarse del arroyo y termina subiendo un cerro. Algunos incluso se han salido del camino y han llegado a caer peligrosamente cerca del borde de un precipicio.

Durante mucho tiempo, los visitantes que encontraba en el camino solo querían saber dónde estaba la cascada. Hoy todos preguntan por la otra gran atracción del riachuelo: el estanque. Se trata de una piscina natural, ubicada a unas 5 millas de cada punto de partida del sendero, de cuyas aguas turbulentas puede ser difícil escapar.

La otra forma de llegar a Fossil Creek es a través de un sinuoso camino de grava que comienza cerca de Camp Verde y sale directo al riachuelo, la parte de FR 708 que aún está intacta.

Si logra encontrar un lugar en el estacionamiento, solo deberá caminar una milla hasta la cascada. Pero los lugares para estacionar son limitados, los campamentos ubicados río abajo desde el estacionamiento también son limitados y lo mismo ocurre con el espacio cerca del arroyo.

Los guardabosques pasan la mayor parte del día organizando el lugar, encargándose del control de las carreteras, patrullando los campamentos, recogiendo basura o dirigiendo a las personas hacia otras áreas. Así lo afirmó el guardabosques Dex Allen, que estima que cientos de visitantes llegan al riachuelo en un fin de semana pico.

Allen dijo que sus cuadrillas apagaban más de 250 incendios por temporada. Los motivos detrás de la prohibición de hacer fuego son muchos. Uno de ellos es que las personas cortan ramas de los árboles en pie en lugar de quemar madera muerta. Otro es que la gente no apaga las fogatas que enciende, lo que lleva a un tercer motivo: Fossil Creek sería un lugar difícil de evacuar si se desatara un incendio descontrolado.

Allen sostiene que, con solo una vía de ingreso y una vía de salida, “es una trampa de fuego”.

Los letreros están en inglés y en español e incluyen símbolos. Prohibido estacionar. Prohibido encender fuego. Prohibido usar objetos de vidrio. Prohibido arrojar basura.

“Hemos colocado letreros en toda el área para que los visitantes estén informados”, dijo Adrian. “La gente sabe, pero no le importa. Solo piensan en ellos”.

No obstante, la mayoría de los visitantes capta el mensaje. Al recorrer los campamentos, Allen encuentra algunos problemas, pero la mayoría de los lugares están bastante limpios. Se acerca a hablar con un par de campistas y les pregunta si tienen bolsas de residuos. La respuesta es negativa.

“Entrego bolsas de residuos como quien entrega caramelos”, declara.

Roseman no está en contra de que la gente pueda divertirse al aire libre o disfrutar una cerveza junto al fuego. Entiende que nadie puede aprender cómo comportarse en el exterior si no sale y saluda con beneplácito el espíritu de aventura que percibe en el sendero.

“Nadie quiere desalentar eso. Solo queremos que las personas sean responsables de su libertad y transmitan a otros lo que aprenden”.

1253 LINKEDIN 3 COMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/noticias/2016/03/04/fossil-creek-un-paraso-con-cascadas-al-norte-de-arizona/81313664/