LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

TUCSON, Arizona - Después de un año de haber salido de una iglesia para evadir una orden de deportación, el mexicano Daniel Neyoy Ruíz volvió a su refugio en Tucson, Arizona, al vencer el permiso otorgado por las autoridades migratorias.

Ruiz, quien se puede favorecer de las acciones ejecutivas del presidente Barack Obama, que están bloqueadas en cortes del país, teme que lo deporten pese a que un portavoz del movimiento santuario aseguró el jueves que le iban a otorgar otro año de permiso.

No obstante, Ruíz explicó que continuará en la iglesia hasta recibir el documento por escrito que le de la tranquilidad a él y su familia.

"Este año estuve trabajando en construcción y cuando se fue acercando la fecha en que terminaba el permiso me entró la angustia", aseguró a Efe el inmigrante en su cuarto de la Iglesia First Christian.

El pasado 9 de junio expiró el permiso que le otorgó la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) para permanecer en el país mientras se definía su caso.

Al día siguiente, Ruíz se presentó a las oficinas de ICE en Tucson, donde le indicaron que habría una respuesta en un plazo de 30 a 45 días.

"Tengo que estar aquí porque no quiero que me vayan a deportar y separar de mi familia, sólo les pido que me dejen quedar", expresó Ruíz, quien la primera vez estuvo refugiado por un mes.

Padre de un ciudadano estadounidense de 14 años, Ruíz podría beneficiarse de la Acción Diferida para Padres (DAPA), anunciada en noviembre pasado por el presidente Obama.

Ruíz dijo que vivir en Tucson implica para él mayor riesgo de deportación por la colaboración que existe entre las autoridades locales y la Patrulla Fronteriza.

"Si me detienen por cualquier cosa me van a mandar a México sin averiguar por mi caso", sostuvo Ruíz, quien dijo que es un hombre de familia y no tiene antecedentes penales.

Su problema con las autoridades migratorias comenzó hace tres años cuando fue detenido por un oficial de la Policía de Tucson por una infracción de tráfico.

La pastora de la Iglesia First Christian, Alisa Guardiola, dijo que se unieron a este movimiento para evitar la separación de familias.

"Somos personas de fe y tenemos un llamado para ayudar al extranjero, personas en dificultades víctimas de injusticias", comento a Efe Guardiola.

Actualmente, cuatro inmigrantes con órdenes de deportación se encuentran refugiados en iglesias del país, Rosa Robles Loreto cumplió 10 meses en la iglesia Presbiteriana del Sur de Tucson.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/noticias/2015/06/18/inmigrante-vuelve-santuario-iglesia-tucson/28952161/