LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Washington, DC.- Ante las esperadas decisiones por mandato ejecutivo del presidente Barack Obama sobre inmigración debido a la falta de un acuerdo legislativo sobre una reforma, el Gobierno contemplará todas las peticiones tras reunirse con representantes de varios sectores, informaron hoy fuentes oficiales.

"La administración ha solicitado el aporte de individuos, líderes y representantes con diversos puntos de vista" para reparar el sistema migratorio del país, dijo a Efe la portavoz de la Casa Blanca, Katherine Vargas.

Desde julio y hasta la fecha se han llevado a cabo más de veinte "sesiones de escucha" con representantes, defensores de los derechos humanos, líderes empresariales, industriales, laborales, religiosos y agricultores, entre otros, señalaron por su parte a Efe fuentes de la Casa Blanca bajo la condición de anonimato.

Igualmente, han acudido a esas sesiones activistas hispanos, defensores de los derechos de los inmigrantes, jóvenes "soñadores" beneficiados por el programa de Acción Diferida y organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres, agregó la fuente.

Las "sesiones de escucha" que se han venido realizando con regularidad se encaminan a "tomar en cuenta todas las ideas que puedan contribuir para mejorar el sistema migratorio".

"Estamos en una fase aún muy preliminar", aseguró, y por lo tanto, todavía "no se prevé el alcance o el número de inmigrantes que podrían beneficiarse de la medida".

La fuente indicó que "se espera que el equipo de asesores presente recomendaciones a Obama al finalizar el verano", respaldando un sistema migratorio eficiente, efectivo y humano.

En este sentido, añadió, "el margen de maniobra de Obama es muy limitado" en comparación con las soluciones a largo plazo que aportaría la reforma migratoria, repetidamente bloqueada por los republicanos en la Cámara de Representantes.

Antes de recurrir a su autoridad ejecutiva, Obama también tendrá en consideración las recomendaciones del secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, y el fiscal general, Eric Holder, que son cruciales para "determinar las limitaciones legales del presidente antes de actuar en materia de inmigración", precisó la fuente.

"Está claro -agregó la fuente- que el presidente no tiene la potestad legal de otorgar papeles a todos los inmigrantes ilegales", que se calcula ascienden a once millones en el país.

Por ello, a pesar de las iniciativas que partan de la Casa Blanca, "Obama seguirá insistiendo en una reforma migratoria aprobada por el Congreso", el único camino a largo plazo para resolver la situación de un volumen significativo de inmigrantes.

Por tratarse de un tema polémico, el presidente es consciente de las repercusiones positivas de utilizar el púlpito presidencial para destacar "la contribución de los inmigrantes en beneficio de la economía del país", subrayó.

En cuanto a los fondos que las autoridades locales requerirán a corto plazo para hacer frente a la avalancha de los 63.000 menores centroamericanos que llegaron solos en los últimos diez meses, la fuente precisó que la petición de fondos por parte de Obama al Congreso contempla partidas para asistirlos.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/noticias/2014/08/19/washington-obama-inmigracion/14313023/