14 2 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

NOGALES, Sonora- Al ver y escuchar a los agentes de la Patrulla Fronteriza disparar a través de la valla fronteriza y observar la caída de varios jóvenes frente a él, Isidro Alvarado dio vuelta y empezó a correr.

"Si ellos le dispararon, también podrían matarme", explicó Alvarado, un guardia de seguridad privada en Nogales, Sonora, quien dice que así lo pensó durante aquella noche del 10 de octubre de 2012. Alvarado se escondió detrás de un pilar y llamó al 066, el número de emergencia de seguridad pública equivalente al 911.

"Envíe sus patrullas de inmediato", pidió a la policía, brindando su localización cercana a la valla fronteriza en el centro de Nogales, Sonora. "Están disparando con armas de fuego. Parece que es un agente de la Patrulla Fronteriza".

El pasado domingo 9 de marzo, 17 meses después de que uno o más agentes de la Patrulla Fronteriza dispararon y mataron al joven mexicano de 16 años José Antonio Elena Rodríguez, el abogado Luis Parra, representante legal de la familia del adolescente, obtuvo y entregó las grabaciones a los medios de comunicación. En ellas se escuchan cuatro llamadas realizadas aquella noche a los servicios de emergencia, tres hechas por Alvarado y una de parte de la Patrulla Fronteriza en Nogales, Arizona.

Las grabaciones revelan una caótica escena, y en una de ellas se escucha lo que parece ser una reacia actitud de los agentes de la Patrulla Fronteriza para compartir algunos detalles con sus contrapartes mexicanas.

El abogado Parra dijo que las autoridades mexicanas no han entregado esas grabaciones al FBI o al Departamento de Justicia de Estados Unidos. Los funcionarios del Departamento de Justicia ni funcionarios del FBI pudieron ser contactados el domingo, sin embargo los funcionarios consulares mexicanos confirmaron recientemente que varias solicitudes de registro aún están pendientes.

Parra, quien representa a la madre y abuela de Elena Rodríguez, dijo que las grabaciones muestran una falta de cooperación y transparencia por parte de la Patrulla Fronteriza.

Después del tiroteo "ellos sabían que alguien estaba herido y esperaron seis minutos en llamar", señaló Parra, "si los agentes hubiesen llamado antes tal vez los servicios de emergencia habrían llegado más rápido y Elena Rodríguez todavía podría estar vivo", dijo Parra.

El informe de la autopsia indica que 10 disparos de arma de fuego hirieron al chico en la espalda y cabeza, lo cual pone en duda si una respuesta más rápida podría haber salvado al joven Elena Rodríguez.

En la llamada de la Patrulla Fronteriza, el agente que se identifica como "López" dice a su contraparte en México que "hubo disparos en la frontera y al parecer hay alguien herido en el lado mexicano". El agente también confirma que había cinco personas en el lado estadounidense de la valla y que ninguno de ellos resultó herido.

Al ser cuestionado por la contraparte mexicana, el agente López indica que las personas estaban tirando piedras a los agentes y agrega que la Patrulla Fronteriza disparó "pero que no puede decir cuántos tiros se dispararon".

La policía mexicana y los expertos en balística informaron que 14 tiros fueron disparados.

La Patrulla Fronteriza ha declinado decir si más de un agente disparó su arma. Alvarado, previamente dijo al periódico The Arizona Republic que vio dos puntos que estaban del otro lado de la valla, y aseguró que es el recuerdo que tiene de ese domingo.

En su primera llamada a los servicios de emergencia, el testigo se refiere a "un agente" como la persona que dispara; sin embargo, en dos llamadas posteriores se refiere a un tirador.

Alvarado reitera que vio a Elena Rodríguez caminar adelante de él antes de que iniciara el tiroteo y que otras dos personas, posiblemente lanzadores de piedras, corrieron junto a él, cercanos a la valla, justo antes de que se oyeran los disparos. "Envíen a la policía de inmediato", se escucha en la grabación en la cual también Alvarado indica al telefonista que "están disparando por todos lados".

El caso Elena Rodríguez todavía está bajo investigación por las autoridades estadounidenses, y es uno de por lo menos 44 casos que desde 2005 se viene observando que, ya sean los agentes de la Patrulla Fronteriza o funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), han utilizado la fuerza letal.

Las preguntas sobre algunos de estos casos ya han sido presentadas ante el Secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, quien hace dos meses pidió una revisión de la política que utiliza CBP sobre uso de la fuerza, al igual que a la Patrulla Fronteriza. La semana pasada, Michael Fisher, Jefe de la Patrulla Fronteriza, reiteró a sus agentes que se debe evitar el uso de fuerza letal a menos que, en sus palabras, "las circunstancias no dejen otra alternativa".

Sobre el caso, Parra señaló que "la familia pide que revisen bien y analicen la totalidad de las circunstancias en este caso. Aquí no hay justificación. Aquí no había defensa. Este es caso concreto".

Asimismo, aseguró que ni a él ni a la familia se les ha permitido acceso alguno a los videos que tiene la Patrulla Fronteriza o el Departamento de Justicia y revisar las grabaciones de las cámaras que grabaron el incidente desde la valla fronteriza con un ángulo dirigido al lugar en el cual Elena Rodríguez fue baleado, aunque dijo que espera ver la evidencia del caso una vez que la investigación federal haya culminado.

Para Araceli Rodríguez, madre del adolescente, el recordatorio de Fisher hacia sus agentes es "en realidad lo que se supone que deberían hacer". La madre de Elena Rodríguez aclara que el año pasado durante su entrevistada con el FBI, los agentes de esa dependencia mencionaron que lo ocurrido a su hijo era un accidente. "¿Un accidente? Diez disparos no son un accidente", concluye con incredulidad.

14 2 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/noticias/2014/03/10/grabaciones-caos-frontera/6269849/