LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Washington, DC-- El presidente Barack Obama y el líder de los republicanos en el Congreso, John Boehner, hablaron el martes durante una hora en la Casa Blanca sobre inmigración, comercio y Afganistán, entre otros asuntos, en su primer encuentro a solas en 14 meses, calificado por ambas partes como "constructivo".

El presidente de la cámara baja fue invitado por Obama a visitar hoy la Casa Blanca, donde ambos se reunieron a solas por última vez en diciembre de 2012, en un contexto de fallidas negociaciones para lograr un pacto fiscal.

Obama y Boehner "tuvieron una reunión buena y constructiva durante una hora", detalló en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Boehner no hizo declaraciones tras el encuentro y uno de sus asesores se limitó a comentar que él y el presidente coincidieron en que hay mucho por hacer y, por tanto, "es importante trabajar juntos donde se puedan encontrar puntos en común".

Uno de los objetivos legislativos de Obama para este año es sacar adelante la reforma migratoria y así lo ha reiterado en algunas de sus últimas intervenciones.

Tanto la Casa Blanca como la oficina del líder republicano confirmaron que Obama y Boehner hablaron hoy de inmigración, pero no ofrecieron detalles de lo conversado.

El Senado aprobó en junio pasado un proyecto de ley para una reforma migratoria que refuerza la seguridad fronteriza e incluye un camino a la ciudadanía para los indocumentados.

Los republicanos, que controlan la cámara baja, presentaron por su parte a finales de enero sus principios para lograr esa reforma, que solo contemplan una garantía de ciudadanía para los llamados "dreamers" (soñadores), jóvenes estudiantes o miembros de las Fuerzas Armadas que llegaron de niños a Estados Unidos sin papeles.

Obama sugirió recientemente que podría aceptar un acuerdo sobre la reforma migratoria que no incluya una vía especial a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados siempre y cuando, una vez legalizado su estatus, puedan optar a ella por los caminos usuales.

Pero Boehner ha insinuado que será difícil aprobar la reforma migratoria este año, con el argumento de que uno de los grandes obstáculos es la "falta de confianza" en Obama entre sus colegas en el Congreso.

En la reunión a puerta cerrada en el Despacho Oval, el presidente y Boehner también dialogaron sobre Afganistán, poco después de que trascendiera que Obama llamó hoy por teléfono al mandatario afgano, Hamid Karzai.

De acuerdo con la Casa Blanca, en esa conversación Obama recordó a Karzai que da por hecho que no firmará el Acuerdo Bilateral de Seguridad (BSA, en inglés) mientras esté en el poder, por lo que no descarta una retirada total de las tropas estadounidenses de Afganistán cuando concluya la misión de la OTAN a finales de este año.

No obstante, Obama dejó abierta la opción de cerrar el acuerdo bilateral más adelante este año, una vez elegido un nuevo presidente tras los comicios en Afganistán, que comienzan en abril y a los que Karzai no se presentará.

Con respecto al comercio, otro de los temas analizados, Carney dijo que Obama reiteró a Boehner su apoyo a un proyecto de ley que evalúa el Congreso para actualizar la llamada "vía rápida" para la aprobación legislativa de los tratados comerciales internacionales.

Los principales líderes demócratas en el Congreso se oponen a ese proyecto, con el que Obama busca avanzar en los tratados que EEUU negocia con la Unión Europea (UE) y con un bloque de países del Pacífico.

Entre las otras prioridades legislativas de Obama figuran el aumento del salario mínimo y la extensión de los subsidios a los desempleados de larga duración que expiraron a fines de 2013, pero para ninguna de ellas ha logrado hasta ahora el apoyo del Congreso.

El presidente "no se va a quedar quieto" y está buscando "nuevas formas" de avanzar en su agenda, según anotó hoy Carney al reiterar la promesa de Obama acerca de que 2014 será "un año de acción".

Boehner, por su parte, lleva tiempo presionando para que el Gobierno autorice la construcción del polémico oleoducto gigante Keystone XL, muy cuestionado por los ecologistas.

Precisamente este lunes la gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin, adelantó que Obama prevé tomar una decisión sobre el oleoducto "en un par de meses". EFEUSA

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN