Los forenses argentinos que participan en el caso advirtieron en diciembre de 2014 que no habían sido testigos del hallazgo del fragmento que permitió identificar a Alexander Mora

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

CIUDAD DE MÉXICO.- Los expertos nombrados por la CIDH y el Gobierno mexicano se han enfrascado en un cruce de señalamientos que evidencian la profundización de sus diferencias en torno a la investigación de la desaparición de los 43 jóvenes de Ayotzinapa en Iguala (Guerrero) hace 19 meses.

A solo dos días de que termine su mandato, los expertos acusaron al director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón, de actuar alejado de los "estándares mínimos internacionales" en una diligencia realizada el 28 de octubre de 2014 en el río San Juan y de "tergiversar" los hechos.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) insistió el jueves en que ninguna de las actuaciones realizadas ese día con Agustín García Reyes, uno de los arrestados por el caso, consta en la averiguación previa.

Además, dicha diligencia se llevó a cabo sin que estuviera presente el defensor de García Reyes, precisamente uno de los detenidos por el caso del que hay claros indicios de tortura, según los estudios médicos practicados por la fiscalía, enfatizó.

Los expertos han puesto la mira en lo ocurrido el 28 de octubre de 2014 en el río San Juan porque fue allí donde un día después, según el expediente oficial, buzos de la Marina encontraron una bolsa con restos óseos que permitieron identificar plenamente a uno de 43 los jóvenes desaparecidos.

Los forenses argentinos que participan en el caso advirtieron en diciembre de 2014 que no habían sido testigos del hallazgo del fragmento que permitió identificar a Alexander Mora, pues cuando llegaron al lugar la bolsa ya estaba abierta y la muestra colocada en un área de limpieza.

Dicha identificación es la única prueba científica de que uno de los 43 jóvenes fue calcinado, como sostiene la versión de la fiscalía, según la cual todos o gran parte de ellos fueron asesinados y quemados en el basurero de Cocula y sus restos lanzados en ocho bolsas al río San Juan por miembros del cártel Guerreros Unidos.

Una foto muestra una bolsa con restos óseos etiquetada con fecha 28, algo que Zerón atribuyó el miércoles a un error de la perito responsable de marcarla y anunció una investigación al respecto.

Además, dijo que los metadatos de la imagen demuestran que fue tomada al día siguiente.

El comportamiento de la AIC genera "duda para todo" lo ocurrido en ese lugar y resulta "inaceptable" que un perito desestime pruebas "in situ" sin registrar en el expediente por qué no se incorpora esa evidencia, señaló el chileno Francisco Cox al aludir a una imagen que muestra cuando un perito encuentra un hueso en el lugar.

En un mensaje a medios de comunicación el miércoles, Zerón describió su actuación en el río como "legal" y explicó que ese hueso pertenecía a un ave, "por lo que no tuvo ningún valor criminalístico que ameritara incorporarlo a la averiguación previa".

Además, presentó un vídeo de más de 13 minutos sobre la actuación del día 28, la cual -dijo- fue atestiguada por dos miembros del Alto Comisionado de Naciones Unidas y varios periodistas, y criticó al grupo porque consignó mal las horas en que se realizó diligencia.

En ese vídeo se dice que "hay cuatro bolsas en el río, de las cuales no existe ningún registro", destacaron hoy los expertos designados por la CIDH.

Además, señalaron que la fiscalía les había asegurado "que no había más documentación" que la consignada en el expediente, por lo que pidió la entrega "inmediata" del vídeo presentado por Zerón a la unidad que investiga el caso y su incorporación a la averiguación previa.

El GIEI también acusó al titular de la AIC de manipular la presencia en el lugar de dos funcionarios de la ONU que habían sido invitados a visitar el basurero de Cocula, quienes "en ningún momento" vieron a García Reyes en el escenario del río San Juan.

Los familiares de las víctimas pidieron el lunes pasado el cese del director de la AIC tras acusarlo de "sembrar" pruebas en el río San Juan.

Zerón rechazó dichos señalamientos y defendió "la validez del hallazgo" del día 29 gracias "a la cadena de custodia", que va acompañada del indicio y está firmada por los dos peritos que intervinieron en el proceso.

Sin embargo, el GIEI pidió una "investigación imparcial" de la actuación del día 28 en la que la AIC debe estar al margen para asegurar su independencia e incorporar las declaraciones de todos los funcionarios involucrados en esa diligencia.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/mexico/2016/04/28/choque-entre-cidh-y-gobierno-sube-de-tono-en-caso-iguala/83669304/