CLOSE

Papa Francisco abandona la penitenciería en Cd. Juárez, Chihuahua, luego de ofrecerles ahí una misa a los presos.

Adelaida Mares tuvo la suerte de que cuando el Papa entró en la prisión la miró de frente ondeándole la mano. Pero su nieto se perdió ese momento. Así que esperaron, de nuevo.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

CIUDAD JUÁREZ, Chihuahua-- Adelaida Mares, de 51 años, empujó a su pequeño nieto hacia enfrente de la cerca. Una soga gruesa acorraló a la multitud que esperaba a lo largo de la ruta que el Papa tomó a llegar a la prisión.

Adelaida y su familia llegaron por la mañana temprano, antes de que el sol se levantara, con la esperanza de conseguir un buen lugar.

En realidad, esperaba que ella y sus nietos pudieran ver a distancia corta la cara del Papa, ver sus ojos y su sonrisa.

Ella tuvo la suerte de que cuando el Papa entró en la prisión la miró de frente ondeándole la mano. Pero su nieto se perdió ese momento. Así que esperaron, de nuevo.

El calor se intensificó y  el sudor llegó. Los niños le pidieron unas paletas de hielo de una máquina para hacer meas confortable el momento. Esperaron que el papa saliera con música y cánticos que decían “Se ve, se siente, el Papa está presente".

Cuando se creía que el Papa ya iba a salir la gente se empujaba hacia enfrente Muchas veces "Sé respetuoso”, se escuchaban que decían los de adelante.

Y cada vez que eso pasaba, Adelaida ponía sus brazos alrededor de su nieto y lo iba empujando lentamente hasta colocarlo cerca de la soga.

En ese momento, una camioneta blanca con un altavoz en la cima advirtió a la multitud. "Ahí viene! ahí viene!"

La multitud empujó hacia adelante.

Adelaida mantuvo sus brazos alrededor de su nieto.

"Mijo, ¡ahí está él. Ahí está! ¡Es nuestro Papa!"

El niño levantó la mano y saludó a Francisco. El Papa le devolvió el saludo y le sonrió al niño, la abuela y todos los que habían esperado a que llegara se llenaron de esperanza.

"Él está aquí por toda la violencia que aquí se ha vivido, lo necesitamos, tenemos fe en él”, dijo.

Traducción: Javier Arce

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/mexico/2016/02/17/adelaida-mares-vio-emocionada-como-el-papa-le-sonre/80524520/