Organizaciones y abogados proinmigrantes se preparan para ayudar a estos miles de indocumentados que cruzan la frontera con México

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

TUCSON, Arizona-- Las autoridades siguen de cerca el aumento de la llegada de menores y familias procedentes de Centroamérica en los últimos dos meses, mientras

"El Departamento de Salud y Servicios Humanos tiene la responsabilidad legal de cuidar de los niños cuando son remitidos por la Patrulla Fronteriza, nosotros tenemos que proveer camas para ellos, nosotros estamos mirando los números cuidadosamente para asegurarnos que tenemos suficientes camas para todos los niños", dijo hoy a Efe Andrea Helling, directora de Comunicaciones del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), quien se encuentra en Texas para la apertura de los centros temporales.

Helling señaló que en octubre tenían capacidad para 7.900 camas pero en noviembre expandieron ese número a 8.500 y a finales de noviembre supieron que necesitaban más espacio.

"Estamos abriendo tres instalaciones temporales, dos en Texas con capacidad para mil camas y una en California con capacidad para 400", detalló y agregó que además le solicitaron al Departamento de Defensa que mirara en sus instalaciones para saber cuál de ellas podrían usar en caso de necesitarlas.

"A hoy, martes, tenemos en una de nuestras instalaciones temporales abiertas en Ellis County con capacidad de 500 menores, alrededor de 500 niños. A finales de la semana vamos a extenderla a 700", indicó la directora, quien dijo que para el viernes esperan abrir otra instalación temporal en Weslaco, Texas, con capacidad para 300 menores.

La Oficina para Reasentamiento de Refugiados (ORR) entregó entre octubre y noviembre de este año a padres, familiares o patrocinadores un total de 4.145 menores, según el reporte publicado en su página web. De ellos 565 fueron entregados en California, 499 en Texas, 401 en Nueva York, 363 en Virginia y 360 en Florida.

La Patrulla Fronteriza en Texas señaló que no se atreve a dar cifras que determinen si continúa al alza el flujo de menores centroamericanos en las dos primeras semanas de diciembre, pero afirmó que los números varían día a día y que deben esperar a final de mes para dar a conocer la situación.

"Seguimos trabajando agresivamente para asegurar nuestras fronteras, abordar las causas subyacentes y disuadir a los futuros aumentos de la inmigración no autorizada", dijo hoy a Efe Isidro Arreola, vocero de la Patrulla Fronteriza en Texas.

El portavoz destacó que entre los esfuerzos que está realizando la Patrulla para detener la inmigración de centroamericanos está la campaña "Conoce los hechos", que inició en julio y se extenderá hasta enero, en la que envían un mensaje a los centroamericanos sobre la realidad de cruzar la frontera porque saben que muchos llegan engañados.

"En Centroamérica nos hemos dado cuenta que se anuncian en comerciales de radio como agentes de viajes, prometiendo a la gente trabajo y permisos al llegar a Estados Unidos cuando en realidad no los hay", indicó.

Un total de 10.588 niños no acompañados cruzó la frontera entre Estados Unidos y México en octubre y noviembre, más del doble de los 5.129 que cruzó durante los mismos dos meses del año pasado, de acuerdo con la Patrulla Fronteriza. El número de unidades familiares casi se triplicó con 12.505.

Ante este incremento en los números de cruce de menores solos y familias, el gobernador de Texas, Greg Abbott, ordenó hoy ampliar el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera con México.

Mientras tanto, organizaciones comunitarias que ofrecen asesoría legal en California notaron un incremento en el número de casos de menores que están llegando en busca de ayuda.

"La semana pasada muchos de los niños acababan de venir. Apenas tenían un mes o dos de haber llegado y todavía no los han puesto en procedimientos de deportación, eso significa que todavía no están viendo a ningún juez. Los estamos ayudando para presentar la solicitud de asilo", dijo hoy a Efe Yanci Montes, representante legal de la organización El Rescate.

La Red Católica Legal de Inmigración (CLINIC), una de las organizaciones parte del proyecto CARA que ofrece asesoría legal pro bono a las madres en los Centros de Detención Familiares de Dilley y Karnes, en Texas, indicó que continúa en la lucha para lograr la liberación de las madres y sus niños que siguen detenidas en estas instalaciones.

"Lamentamos que más mujeres y niños se vean obligados a tomar el peligroso viaje al norte en su búsqueda de seguridad de los peligros en sus países de origen", dijo a Efe Jeanne Atkinson, directora ejecutiva de CLINIC.

"Todos nosotros estamos trabajando para proporcionar asistencia legal y humanitaria a las familias que llegan a través de nuestra frontera sur, nos resulta descorazonador que tantas familias sigan detenidas en condiciones carcelarias en los centros de detención", aseveró.

Por su parte, el vicecónsul de El Salvador en Arizona, Freddy Vargas, dijo que en su jurisdicción no hay una constante en la llegada de menores.

"Hay semanas que sube y en otras baja, no podemos decir que siempre está igual, aunque no podemos negar que los números que reporta CBP son altos", comentó.

El Comité de Servicio Unitario Universalista expresó su preocupación por el incremento de la violencia en Centroamérica que genera, según dijo, la llegada masiva de familias solicitantes de asilo.

"Continuamos apoyando a nuestros socios en Texas y Pensilvania, que ahora están proporcionando asistencia directa a estas familias traumatizadas vulnerables, incluyendo consejería legal pro bono, servicios de traducción y actos voluntarios de compasión", manifestó a su vez Rachel Gore Freed, vicepresidente y director de programa de UUSC.

No obstante, para el Centro para Estudios de Inmigración (CIS) el incremento en el cruce de menores y familias por la frontera es completa responsabilidad del Gobierno.

"Este aumento de menores cruzando la frontera se está dando porque el Gobierno no está haciendo su trabajo de hacer cumplir la ley, esto no se ha detenido y no va a parar", dijo hoy a Efe Marguerite Telford, directora de comunicaciones de CIS.

Telford señaló que aunque a la llegada de estos menores le llamen reunificación familiar, considera que realmente no es así porque ellos tienen familia en sus países y en muchas de las circunstancias su familia más cercana está en su país de origen.

"Es duro regresar a estos niños a sus países por eso tiene que hacer cumplir la ley en la frontera", sostuvo y agregó que México también debe trabajar con Estados Unidos para detener este flujo de centroamericanos.

Además mencionó un estudio realizado recientemente por CIS, en el que se señala que alrededor del 51 por ciento de las familias inmigrantes reciben al menos un tipo de prestación social, incluyendo Medicaid, estampillas de comida, almuerzos escolares y asistencia para la vivienda, comparado con el 30 por ciento de los hogares de ciudadanos estadounidenses nativos.

"Estos jóvenes no tienen un alto nivel de educación, ellos son un gasto, y vienen a impactar a los trabajadores pobres estadounidenses", afirmó Telford.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/inicio/2015/12/16/menores-centroamericanos-arizona-texas-llegada/77415356/