LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Trabajadores temporales provenientes de México son esenciales para la economía estadounidense, especialmente en estados como Arizona que depended de ellos para trabajar en los campos agrícolas, aseguran los expertos.

Pero estos trabajadores migrantes con estatus legal enfrentan la misma discriminación que los trabajadores indocumentados, de acuerdo a un reporte presentado el jueves en el Instituto de Política Económica en Washington, D.C.

"Solo porque los trabajadores temporales están aquí de manera legal no significa que reciben sueldos más altos que trabajadores no autorizados, dijo Lauren Apgar, la autora del reporte. "Y los dos grupos tiene más desventajas en comparación a residentes permanentes legales".

Arizona ocupa el sexto lugar a nivel nacional en la lista de estados con el mayor número de trabajadores temporales agrícolas, numerando 2,944 trabajadores certificados en el segundo trimestre del 2015. Sin embargo, solo el 10 por ciento de todos los puestos en granjas agrícolas se han llenado utilizando el programa de trabajadores temporales, según el reporte del 2013 del Brookings Institute.

En total, más de 100 mil trabajadores mexicanos cuentan con un visas temporales para trabajar en los Estados Unidos, de acuerdo a varios reportes.

Trabajadores temporales pueden venir a los Estados Unidos con visas H-2A para trabajos en el campo y con visas H-2B para trabajos de temporada o mano de obra. Ambas visas requieren que el empleador atraviese un proceso complicado para completar la solicitud. Entre otras cosas, deben comprobar que no pueden contratar trabajadores estadounidenses para esos puestos.

Western Growers, una asociación que representa a pequeños agricultores en Arizona, California y Colorado, argumentan que los trabajadores temporales agrícolas con vitales en ciertas áreas de Arizona como Yuma.

"Es importante entender que la situación de las verduras cosechadas en el invierno, donde se producen un 90 porciento de todas las verduras invernales para todo el país, no sucedería sin el programa de visas H-2A", dijo Jason Resnick, vicepresidente y abogado de Western Growers.

Pero Resnick dijo estar en desacuerdo con Apgar en que los trabajadores temporales enfrentan discriminación salarial o trato injusto.

"Como parte del contrato de H-2A, el empleador debe estar de acuerdo en permitir que servicios legales contacte al los empleados," dijo. " [Los trabajadores] saben bien que pueden quejarse de cualquier problema".

De acuerdo al reporte de Apgar, sin embargo, trabajadores temporales suelen recibir un salario más bajo de lo acordado. Y si no están de acuerdo con esa cifra, "efectivamente terminan perdiendo su visa y el estatus legal correspondiente".

El salario promedio es generalmente de 10 dólares por hora o menos.

En años recientes, el número de trabajadores temporales agrícolas ha incrementado, pese a las críticas al programa. En 1990, el gobierno americano emitió 6,573 visas H-2A y H-2B a trabajadores mexicanos. En el 2013, el número incrementó a 111,670.

"Está creciendo a pagos agigantados porque se está poniendo cada vez más difícil encontrar trabajadores estadounidenses o domésticos que quieran ocupar puestos agrícolas", Resnick dijo.

Fresh Harvest Inc. es uno de los principales empleadores de trabajadores temporales agrícolas en California. La compañía que recoge frutas, la cual cuenta con 1,048 empleados temporales, también tiene una localidad en Yuma.

Erika Chávez, la gerente del programa H-2A de Fresh Harvest, dijo que el proceso para solicitar trabajadores es largo y costoso. Pero que la compañía usa el programa para poder contratar suficientes trabajadores durante la temporada de cosecha.

Es muy complicado, pero esa es la única manera legal de tener una fuerza laboral", Chávez dijo.

En Yuma, un importante número de compañías utilizan el programa H-2A, ella agregó. Durante la temporada de cosecha en Arizona, ella estima, Fresh Harvest contrata al menos 3 mil trabajadores temporales extranjeros, casi 10 veces más de los que la compañía contrata en Yuma para el resto del año.

En su reporte, Apgar, una candidata para recibir su doctorado de la Universidad de Indiana, dijo que trabajadores temporales extranjeros y los trabajadores indocumentados ganan casi 11 porciento menos que residentes permanentes.

Apgar analizó información del Proyecto de Migración Mexicana (MMP), basado en la Universidad de Princeton, para su reporte. Investigadores del MMP entrevistaron principalmente a hombres mayores de 16 años en México sobre sus experiencias de trabajar de manera legal o ilegal en los Estados Unidos.

Los resultados del reporte sugieren que los trabajadores temporales y los indocumentados dependen de sus empleadores, los cuales pueden aprovecharse de sus trabajadores y ofrecerles el sueldo más bajo posible.

"La desventaja de una visa de trabajador temporal es estar ligado al empleador", dijo Apgar. "Daña la capacidad del trabajador de negociar y el equilibrio en esa relación".

Ella sugirió que se permita a los trabajadores temporales la opción de cambiar de compañías durante la duración de su visa.

El estudio también encontró una ventaja importante para los trabajadores temporales agrícolas en comparación a los trabajadores indocumentados: los empleadores deben proporcionarles vivienda.

"Esta es una forma de compensación para que los trabajadores temporales no tengan que alquilar, mientras que los trabajadores no autorizados tiene que hacerlo", Apgar comentó.

Una provisión significativa de la reforma migratoria propuesta en el 2013 hubiera ofrecido estatus legal a campesinos indocumentados y hubiera creado un programa de trabajadores temporales para reemplazar el programa H-2A.

Esta provisión sobre puestos agrícolas fue uno de los menos controvertidos en la propuesta del Senado, la cual también designaba miles de millones de dólares para incrementar la seguridad en la frontera y un camino a la ciudadanía para los estimados 11 millones de inmigrantes indocumentados en el país.

La propuesta fue aprobada con apoyo bipartidista en el Senado, pero quedó estancada en la Cámara baja y el programa H-2A continuó.

"H-2A es generalmente un último recurso para empleadores debido a los costos y por la burocracia", Resnick dijo. "Se prefiere usar a trabajadores domésticos antes de tener que traer a trabajadores extranjeros. Siempre y cuando haya una fuerza laboral doméstica, será utilizada".

Traducción por Rafael Carranza.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/inicio/2015/05/21/campesinos-legales-ganan-mismo-indocumentados/27748167/