LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN


NUEVA YORK, EU — Los jueces estadounidenses de inmigración no son ajenos al drama humano que se vive hoy en día en sus cortes, cuando niños y niñas centroamericanos escuchan asustados sus palabras desde una silla, sin que los pies les lleguen al suelo.

"Lo que es especialmente conmovedor es la edad de estos niños, muchos son muy jóvenes y eso rompe el corazón", testificó el juez federal Robert Weisel el lunes ante el Concejo Municipal neoyorquino.

El magistrado dijo que entrar en el proceso judicial migratorio estadounidense puede ser algo "muy intimidante" y que para reducir "la ansiedad" en los menores, los jueces se quitan las togas y hablan con ellos de forma informal, preguntándoles, por ejemplo, si tienes ganas de empezar la escuela.

Weisel habló así durante una audiencia convocada por las autoridades municipales para evaluar qué se puede hacer para ayudar a miles de niños centroamericanos que han cruzado ilegalmente y sin sus padres la frontera con Estados Unidos. Se calcula que más de 60.000 menores no acompañados lo hicieron en los últimos 12 meses. Nueva York es el segundo estado que más niños ha recibido después de Texas, con 4.800 que viven con sus familiares o guardianes, según datos federales.

Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/inicio/2014/09/29/nios-inmigracion-corte/16445001/