LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Su nombre de pila es Maria Rosa Garrido, integrante de una familia de ocho hijos. Y aunque ella se crió en un pueblo en donde las hijas de los mineros se casan con otros mineros, ella cambió y estudió "trabajo social" en la Universidad Estatal de Arizona en Tempe. Tiempo después ingresó a las filas del activismo inspirada en la política y espíritu de servicio.

Su marido, Earl Wilcox fue legislador estatal, ex juez de paz, ex asesor de la gobernadora Janet Napolitano, y actualmente es socio de su esposa en tres restaurantes ubicados en el Valle del sol.

Acosos y amenazas

Mary Rose ha sido objeto de multiples chismes y rumores, algunos ciertos. Lo mismo se han burlado de ella con tintes racistas, que por su filiación demócrata. Mientras abogaba por la creación de los distritos históricos, por otro lado el Concilio de la Ciudad demolía una histórica propiedad que poseía junto con su esposo, logrando llegar a un acuerdo y permutar una multa en la cual pagaron 10 mil dólares para la Preservación de Sitios Históricos, en Phoenix.

La noticia indicó que Wilcox cedió contratos de construcción a un familiar. De la misma forma, la Oficina del Alguacil del condado Maricopa investigó si ella usó influencias para obtener una concesión de tener un restaurante en el aeropuerto Sky Harbor. Fue acusada bajo sospecha de que había intercambiado votos a favor de otorgar licencias para abrir negocios. El último cargo fue desestimado; los demás nunca se pudieron comprobar.

Pero el acoso real provino a cargo de la oficina de Arpaio, que estacionó las camionetas de su departamento afuera de "El Portal"; automoviles vigilándola, siguiéndola, del mismo modo que hicieron con el alcalde de Phoenix, y el abogado independiente contratado por la Corte Suprema de Arizona para investigar a Thomas.

Luego estaba la amenaza pública. Earl cuenta que constantemente reciben amenazas de muerte contra el y Mary Rose.

En agosto de 1997, alguien sí trató de matarla. Wilcox había ayudado a negociar un acuerdo con el dueño de los Diamondbacks, Jerry Colangelo, para construir el estadio de béisbol (ahora Chase Field) en el centro de Phoenix, y los supervisores aprobaron un impuesto sobre las ventas para financiar la construcción.

Después de la reunión de supervisores, un vagabundo, posiblemente guiado por comentarios en radio sobre el cobro de impuestos para pagar la nueva edificación, esperó a Mary Rose al exterior de la oficina y saltó contra ella empuñando un arma en su espalda. Un guardia de seguridad logró ver al agresor y de un golpe desvió la mano, activándose el arma y disparando una bala que atravesó las nalgas y muslo de Wilcox.

El ex supervisor Fulton Brock fue quien detuvo al vagabundo. "Yo fui el primero que brincó sobre él, lo sujeté por el cuello hasta que tiró el arma al suelo. Por otro lado tenía sujetada por la cintura a Mary Rose. Estaba empezando a desangrarse y entrando en shock".

Earl recuerda que su suegra le había contado que durante la mañana de ese día, en la radio habían atacado a su hija y el locutor sonaba muy enojado.

Terri Leija, asistente de toda la vida de Mary Rose, estaba con ella cuando le dispararon. Lo primero que me dijo fue "ve y llama a mi mamá, no permitas que vea la televisión".

Earl se enteró a través de las noticias de la radio cuando manejaba su auto. "Corrí al hospital Good Samaritan. El lugar estaba resguardado con perros, helicópteros, policía, todo. Encontré a mi esposa en una habitación de hospital y al verla me dijo: no sé si quiero este trabajo", narra Wilcox.

Días después, cuando el sacerdote de la familia le dijo que tenía que tomar una decisión sobre permanecer o retirarse, a lo que ella respondió "si me voy, ellos ganan".

El alguacil Joe Arpaio y Hendershott, su antiguo jefe adjunto, personalmente escoltaron a Wilcox afuera del hospital y la trasladaron a su casa. "En el pasado tuvimos una buena relación, pero ahora Mary Rose ha sido como una espina en el costado", argumenta el alguacil Joe Arpaio.

Wilcox es la cuarta generación de su familia en el estado. Es una mujer que creció en un pueblo minero y cuya familia tiene sus orígenes en Sonora y Sinaloa, cuando Arizona aún era parte de México. Ella vino a Phoenix para asistir a la universidad, se convirtió en activista y se postuló para el cargo. Fue elegida Concejal de la Ciudad de Phoenix en 1983, y para la Junta de Supervisores del Condado, en 1993.

Ella ha sido la primera y única latina en el tablero, la única demócrata durante su gestion. "La gente me ha elegido 11 veces y me converti en la campeona de realizar las cosas que para muchos no eran importantes.

"Ella ayudó a crear los centros de atención a personas necesitadas, de las personas más vulnerables, los que no tienen techo; impulsó la creación de ligas de baloncesto para los niños en los barrios marginados; mantuvo los parques públicos en buen estado, y desarrolló los clubes de boxeo y piscinas en su distrito. Yo le llamo el santo patrón de las causas perdidas", menciona el administrador del condado, Tom Manos.

Este es un fragmento del artículo publicado en The Arizona Republic. Traducción: Córdova & Partners

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/inicio/2014/07/25/wilcox-el-puente-entre-lo-viejo-y-lo-nuevo/13165469/