LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

TUCSON, Arizona

- Organizaciones en los estados fronterizos entre Estados Unidos y México instruyeron hoy a los ciudadanos sobre sus derechos civiles cada vez que pasan por un retén de la Patrulla Fronteriza, tras quejas de violaciones.

"Las comunidades fronterizas están cansadas de sufrir abusos por parte de agentes fronterizos en los retenes, hemos recibido muchas quejas sobre violaciones civiles", dijo hoy a Efe James Duff Lyall, abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en Arizona.

Lyall indicó que varios voluntarios de la comunidad fronteriza de Arivaca, en Arizona, llevan meses documentando los abusos cometidos por los agentes fronterizos, y las principales quejas son la búsqueda de personas y detenciones injustificadas, largas detenciones y el uso de leyes de inmigración como pretexto para buscar posibles actividades criminales.

En representación de las comunidades fronterizas, ACLU ha presentando varias quejas ante el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) sobre estas prácticas irregulares, pero hasta el momento no han recibido respuesta al satisfactoria.

El grupo también ha solicitado de forma infructuosa cifras sobre el número de quejas interpuestas por residentes fronterizos sobre los retenes.

"El principal problema es que no hay nadie que supervise las acciones de la Patrulla Fronteriza", se quejó Lyall, quien considera que los agentes federales a cargo de estos puntos de revisión "no entienden" los límites de su autoridad.

Los grupos estiman que en Arizona hay una docena de puntos de revisión de la Patrulla Fronteriza en lugares estratégicos de las carreteras que conectan las comunidades cercanas a la frontera con el resto del país.

Sin embargo, la cifra varía debido a que algunos de estos retenes no son permanentes.

Organizaciones como la Red de Acción Fronteriza en Arizona recomiendan a toda persona que sienta que sus derechos civiles han sido violados tratar de obtener el nombre o el número de identificación del oficial en cuestión.

Instan a los inmigrantes a no entregar documentos falsos ni asegurar que son ciudadanos estadounidenses, y a grabar con su teléfono celular la conversación con el agente fronterizo en caso de ser posible.

"Es ilegal que un agente lleve a cabo una detenciones solamente basándose en la raza o el color de piel de una persona", aseguró a Efe Juanita Molina, directora de la Red de Acción Fronteriza, con sede en Arizona.

Este problema aqueja por igual a las comunidades a lo largo de frontera con México, por lo que eventos informativos se llevaron a cabo simultáneamente en Arizona, California, Texas y Nuevo México.

"Se está enviando un fuerte mensaje al gobierno federal sobre las irregularidades que ocurren en los puntos de revisión", dijo a Efe Brian Erickon, representante de Centro de Derechos Fronterizos de ACLU en Nuevo México, donde hay cinco retenes permanentes de la Patrulla Fronteriza.

Las autoridades estiman que diariamente 15 millones de personas deben de cruzar por los retenes de la Patrulla Fronteriza a lo largo de la frontera, debido a que deben ir a trabajar, a la escuela, a comprar comida o cumplir con otras tareas.

"Los residentes se sienten intimidados por el trato que reciben por parte de los agentes fronterizos, quienes abusan de su poder a través de detenciones injustificadas", aseveró Erickon.

Por su parte, la Patrulla Fronteriza Sector Tucson, en Arizona, aseveró hoy en un comunicado que la presencia de los retenes son una "herramienta vital" para la seguridad de la frontera.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/inicio/2014/07/10/activistas-inmigrantes-patrulla-fronteriza/12491493/