Nancy Loreto decidió no derramar más lágrimas desde que deportaron a su madre hace cinco años, tenía hermanas pequeñas que atender y un padre que la necesitaba para mantener a la familia unida

4 8 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

A Nancy ya se le olvidó llorar. Desde que deportaron a su madre hace cinco años la familia decidió nunca hablar del tema, fue ella quien asumió la responsabilidad de madre y se convirtió en un apoyo para sus hermanas.

Nancy Loreto tiene sueños, ella desea estudiar leyes y especializarse en migración. Por lo pronto, a sus 21 años, tiene que trabajar y ocuparse de sus hermanas que son cuatas, Alexa y Alexia, de 12 años de edad.

Ella les hizo una promesa a sus hermanas más pequeñas, traer a su madre Evelia Javalera, originaria de Agua Prieta, México, de regreso a casa.

"Los que tienen a su madre con ellos la deben valorar, porque es algo que no tiene precio, nosotros sabemos lo que se sufre no tener una madre a un lado, saberla lejos", comentó la joven que busca ser activista a favor de los derechos de los migrantes.

Este 10 de mayo Nancy quiere ir a la frontera de Sonoyta con Lukeville a ver a su madre, a quien no ha visto desde que la deportaron en el 2009.

"Cuando hablo por teléfono con ella nunca nos hemos dicho que nos extrañamos, aunque así sea, ya que es un tema muy triste, ella sabe que aquí tenemos más oportunidades que allá y es fuerte por nosotros".

Su padre, Manuel Loreto, originario de Empalme, Sonora, encontró en su hija la fuerza para salir adelante en Phoenix. Diario sale con la "bendición de Dios" a trabajar porque aún no tiene papeles, pero si tiene responsabilidades que cumplir.

"Así vivimos aquí, esperando que se resuelva nuestra situación, sin derechos ni para sacar una licencia de conducir, salimos con el permiso de Dios", dice, mientras abraza a su hija menor Alexa.

La situación de la familia Loreto es complicada. Cada uno de los miembros vive un caso diferente, Nancy logró su estadía legal por medio de la Ley DACA (Acción Diferida), conocida como "dreamers", ya que llegó a Estados Unidos cuando tenía 2 años.

Miles de jóvenes como Nancy se han acogido al programa del presidente Barack Obama, el cual posterga la deportación por dos años y otorga permiso de trabajo a quienes fueron traídos a este país ilegalmente de niños.

Su hermana mayor Karla, logró la residencia permanente al casarse con un ciudadano, sus hermanas Alexa y Alexia nacieron en Estados Unidos por lo que cuentan con su ciudadanía, y su padre hace 10 años que se encuentra en trámite su proceso migratorio.

Cuando los caminos se separan

La historia de Nancy cambió en 2009, cuando una llamada telefónica les informó que habían deportado a su madre. Con apenas 16 años supo cuál sería su responsabilidad.

"Siempre vivíamos con la incertidumbre que podría suceder una deportación y cuando llegó ese momento sabíamos qué hacer, pero eso no resta lo duro que fue".

En ese instante su vida dio un vuelco, ella asumió el rol de madre, llevaba a sus hermanas a la escuela, les ayuda con las tareas, cocinaba para la familia y estaba al pendiente del hogar.

Alexia y Alexa saben que no es su madre, pero le agradecen la dedicación de cuidarlas, de preocuparse por mantener unida a su familia, ya que entienden que son muchos los sacrificios.

¿Qué tanto cambio tu vida a raíz de la deportación de tu madre?

"No tengo la vida de una joven de 21 años, me siento una persona mayor, no voy a fiestas, siempre he estado con mi familia, me he enfocado en ayudar a los demás, por mucho tiempo trabajé con 'Mi Familia Vota', peleando por la reforma migratoria.

¿Continuaste con tus estudios?

" Dejé la escuela temporalmente para poder ahorrar para mis estudios, renunciar a la escuela fue lo más triste que pude hacer, porque mi sueño es terminar una carrera en leyes".

¿Qué opinas de estas situaciones que viven las familias que son separadas?

"Es injusto. Los líderes que tienen la habilidad de cambiar las leyes no saben realmente qué es el sufrimiento, por lo que pasa uno...A mis hermanas todo el tiempo les recuerdo que es triste lo que vivimos, pero que somos afortunadas ya que hay niños que se quedan sin sus padres, es una bendición tener a nuestro padre con nosotros.

4 8 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/inicio/2014/05/09/madre-deportada-hija-nancy-loreto/8898831/