Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos
LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Parecía ser la noche más nostálgica para los miles se seguidores de Juan Gabriel, que aún se encontraban a las afueras de Bellas Artes para despedir sus cenizas, muchos de ellos ya no pudieron verlas, aún cuando llevaban hasta seis horas de espera, ya iban en la carroza rumbo a Ciudad Juárez, donde reposarán eternamente, según su ultima voluntad.

Con gritos de “¡Viva Juan Gabriel!”, ¡Gracias Juan Gabriel!”, “¡Nuca morirás en nuestro corazón!”, la gente se volcó a seguir su carroza por las calles del Centro Histórico, que recorrería lentamente por última vez. La intención fue llevarlo unos segundos ante la Catedral Metropolitana. Ahí paró el cortejo fúnebre, efectivamente, sólo unos segundos, quizá también fue su voluntad, o la de su familia.

Hasta ahí, los siguieron sus fieles fans, quienes con lágrimas lamentaban no volverlo a ver en un escenario bailando, entonando sus canciones. “Adiós Juan Gabriel”, le decían mientras la carroza, ya a más velocidad, se enfilaba al aeropuerto de la Ciudad de México. 
Rosas blancas para él

Minutos antes de su partida de Bellas Artes, el público seguía pasando ante las cenizas, apresurado, porque ya habían anunciado que las cenizas se iban a las 21:30 horas. Todos sabíamos que ya se iba para siempre del lugar donde recibió los más grandes homenajes a su carrera y a su memoria, pues ya se repartían decenas de rosas blancas entre familia, amigos y funcionarios  como el Secretario de Cultura Rafael Tovar y de Teresa, que recién había dado un emotivo adiós a las cenizas, rematando con un ¡Viva Juan Gabriel!
Iván Aguilera, hijo del cantante, se levantó para hacer la última guardia, siempre de la mano de su esposa y de Jesús Salas, representante del cantante, además de los funcionarios de cultura que organizaron el homenaje de dos días.

Minutos después, mientras se escuchaba de fondo el tema “Déjame Vivir”, Iván, con su mismo rostro impenetrable, y a veces hasta adusto, tomó la urna de su padre y subió las escaleras acompañado de su esposa y de los mismos funcionarios, entonces las puertas que conectan el vestíbulo con el gran teatro, se cerraron y con ellas, las cenizas del querido “Divo de Juárez”. Los aplausos pararon y el silencio volvió a doler en el alma, ya nunca más Juan Gabriel.

A las afueras de Bellas Artes, ya lo esperaba un convoy de motociclistas que custodiaría la carroza en su traslado fúnebre que trasladaba la cenizas de Juan Gabriel seguido por una camioneta blanca donde iba la familia.

Mientras la carroza se acercaba a paso lento por la Avenida 5 de Mayo del Centro Histórico, el público corría a darle el último adiós su ídolo, para quienes fue un placer conocerlo.

A diez días de su muerte, Alberto Aguilera Valadez  ya descansa sobre la chimenea de su casa en Ciudad Juárez, Chihuahua…. ¡Juan Gabriel vivirá por siempre en el corazón de sus seguidores!

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/entretenimiento/tvymas/2016/09/07/juan-gabriel-corazon-fans/89979982/