Alrededor de 18 mil fanáticos del rock invadieron la comunidad de Quartzsite, Arizona, para disfrutar de un gran festival lleno de adrenalina, casas de campaña, pelos parados y mucho rock and roll

LINKEDIN 2 COMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Una remolino de polvo y tierra divisaban los conductores que transitaban por el freeway 10 a la altura de Quartzsite Arizona, el pasado viernes y sábado.
¿Qué será?, se preguntaban.

Eran un montón de metaleros, rockeros y punks que daban vueltas en círculo mientras enfrente de ellos la Banda mexicana Molotov tocaba “Dance, Dense and Denso”.

Se trataba del Festival Rock Fiesta, un evento que reunió a alrededor de 18 mil fans del rock latinoamericano en México y EU, en un pedazo de desierto donde las guitarras, los saxofones y las percusiones hacían eco desde Los Ángeles hasta Phoenix, Arizona.

“Es increíble, no lo puedo creer, ver a todas mis bandas de rock favoritas y en mi propio estado es algo que apenas y lo puedo creer”, dijo Cecilia Hernández, residente de Phoenix que asistió al evento.
Bandas de la talla de Caifanes, Café Tacuva, El Tri, Molotov, Panteón Rococó, Kinky, Ozomatli, Amigos Invisibles, entre otros, pusieron a cantar y a bailar a una multitud que no se cansaba de saltar y bailar slam en el Desert Gardens Showgrownds de Quartzsite, AZ, una comunidad de apenas 3 mil 700 habitantes.

¿Y la Maldita?

El viernes, organizadores le avisaban a los medios de comunicación que La Maldita Vecindad había cancelado por motivo de visas.

Parecía que sería un duro golpe para los amantes del Ska y de los hijos del Quinto Patio, que habían asistido al evento. No fue así.

Ozomatli, Kinky y Molotov se encargaron de que la ausencia de “Roco” y sus muchachos no se sintiera, y entre el slam, las mentadas a Donald Trump y las cervezas de 5 dólares todo mundo disfrutaba de la fiesta, era como un oasis de rock en medio del desierto.

“Me gusta la Maldita Vecindad, claro que me hubiera gustado que se presentara, pero las demás bandas ya desquitan el boleto, esto es la mera pachanga”, dijo Rubén Alcides, quien asistió al festival portando un penacho de “Cuauhtémoc”.

El Tri y los Tacuvos

El primer día del festival tuvo su punto de ebullición a eso de las 8:30 pm, ya en la noche, cuando Alex Lora, portando una máscara de luchador, irrumpió en el escenario acompañado por el resto de El Tri para levantar la polvareda frente al escenario.

Con canciones como Las Piedras Rodantes, Pobre Soñador, Oye Cantinero, La Raza Más Chida y Triste Canción, puso a cantar a toda la banda rockera que manejó varias horas para llegar al evento.

Los que cerraron con todo fueron la banda Café Tacuva, que al ritmo de Chilanga Banda, Rarotonga, Eres, Déjate Caer y Las Flores se convirtieron en el deleite de los asistentes, quienes no paraban de tomarles fotos con los celulares.

Después de despedirse en tres ocasiones, la cuarta fue la definitiva como a eso de las 12:30 de la madrugada, y la banda ya cansada ni les gritó “otra, otra”, todos se retiraron a seguirle a los campamentos, o bien, a las discos y bares ambulantes que fueron montadas en el sitio.

El Ska de Rococó

Ni Mexican Dubweiser, ni Silverio en calzoncillos, ni tampoco Amigos Invisibles prendieron tanto el sábado a la raza como lo hizo Panteón Rococó.

Al ritmo de sus trompetas, la banda originaria de la Ciudad de México armó el alboroto de miles de fans que se arremolinaron frente a ellos para levantar la tierra con danzas locas, como si estuvieran en trance.

Con canciones como La Carencia, Vendedora de Caricias, La Dosis Perfecta y Toloache Pa’Mi Negra.

Pero los que se llevaron la noche fueron sin duda Caifanes en la parte estelar de la noche. Saúl Hernández y sus muchachos impartieron cátedra de rock al interpretar sus más grandes éxitos haciendo recordar sus mejores tiempos.

Mátenme Por Que me Muero, No Dejes Qué, La Negra Tomasa y La Célula Que Explota fueron algunos temas que dieron cerrojazo a la noche de manera magistral, dejando a los asistentes con muchas ganas de seguirle a la fiesta.

Sin duda alguna fue un gran evento y pese a los problemas de logística que son naturales al tratarse del primer evento en Quartzsite, los organizadores se llevaron un 10 esperando que el próximo año regresen como lo prometieron, trayendo nuevamente a algunas de las mejores bandas exponentes del rock latinoamericano.

LINKEDIN 2 COMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/entretenimiento/tvymas/2016/03/21/rock-fiesta-transform-en-un-bacanal-el-desierto-de-arizona/82080692/