LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

"Chavo, chavo, chavo, ra-ra-ra", fue el grito que retumbó en el Estadio Azteca, del público que daba la despedida a Roberto Gómez Bolaños, aquel hombre que traspasó fronteras con su ingenio, que hizo sonreír a la gente con el niño que sólo pedía una torta de jamón, o que se convirtió en héroe con unas antenas.

La familia de Gómez Bolaños, arribó cerca de la 1:18 horas al interior del Coloso de Santa Úrsula, donde se le brindó un homenaje de cuerpo presente.

Doña Florinda, conmovida, vestía de negro portando unos lentes oscuros que no podían ocultar su tristeza, pero no por ello, dejaba de brindarle una sonrisa al público que había acudido a despedir al que fuera su compañero de vida.

Su hijo Roberto Gómez Fernández a pesar de ir de negro, rendía homenaje a su padre portando una camisa roja con la iniciales del "Chapulín Colorado".

Diez minutos después de la llegada de la familia, entró la carroza fúnebre abierta, el grito de "Chespirito, Chespirito", se escuchó mas fuerte, está vez acompañada de aplausos, mientras el "chespirimovil" recorría la cancha del Azteca, las lágrimas se hacían presentes entre el público que no llegó a las 30 mil personas.

Finalmente el féretro fue bajado de la carroza por seis hombres que vestían traje negro y fue colocado al centro del estadio en donde ya lo espera un altar en el que sobresalían dos fotos del escritor y actor que se encontraban a los costados del altar.

Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Mientras se aguarda para dar inicio a la misa, la familia encabezada por Doña Florinda, seguida de su hijo Roberto Gómez Bolaños pasaron al frente para colocar flores blancas en el pasto del Estadio, al mismo tiempo el público también tuvo la oportunidad de pasar a colocar una.

A las 14:40 horas caminó monseñor Diego Monroy hacia el altar, para pedir por el eterno descanso de "Chespirito", a quien recordó por sus personajes de "El Chavo" y "El Chapulín Colorado", posteriormente el tenor José Luis Duval interpretó el Ave María.

Al concluir la misa salieron niños del CEA y coro Niños de México TAE, quienes vestidos de "El Chavo" y "El Chapulín Colorado" portaron cajas blancas, en donde llevaban palomas blancas que dieron el último adiós a "Chespirito". Lo malo del momento fue que Florinda Meza se molestó porque su paloma no voló como ella quería.

Finalmente, a ritmo del mariachi tocando "Las Golondrinas" y con aplausos del público, dio la última vuelta por el Coloso de Santa Úrsula, el féretro que llevaba aquel gran genio, que hizo sonreír a cientos de familias alrededor del mundo.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/entertenimiento/2014/12/01/chespirito-estadio-azteca/19738767/