Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos
2 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

A Simone Biles, con su 1.46 metros de altura y sus 47 kilos de peso, le llega la gloria olímpica no por casualidad. Todo ha sido fruto del esfuerzo, el trabajo y la escuela americana de gimnasia dirigida en las últimas décadas por Bela y Marta Karoly, rumanos de minoría húngara, quienes ya habían llevado a los altares olímpicos a Nadia Comaneci y a Mary-Lou Retton.

"Una máquina en los cuatro aparatos, pero una supermáquina en suelo y una supermáquina en barra". Así la define la seleccionadora de gimnasia de España, Lucía Guisado.

Curiosamente también ha demostrado que es humana y en la barra cometió un error que le costó bajar dos peldaños y hacerse 'solo' con la medalla de bronce en ese aparato.

"Cometí un error, ya está. Estoy muy contenta con lo que estoy haciendo. Ganar cinco oros era algo que le preocupaba más a la gente que a mí", comentaba tras el fallo en la barra la simpática Biles.

Una de las cuatro magníficas del oro

No obstante con las cuatro medallas de oro conseguidas y una de bronce, tras sus tres campeonatos del mundo precedentes, la convierten en la auténtica reina de estos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro con solo 19 años.

De esta manera entra en la historia formando el cuadro de honor de medallistas con cuatro oros en unos mismo Juegos con la mítica ucraniana Larisa Latynina, que consiguió  la misma cantidad  en 1956 en la ciudad de Melbourne; con la checa Vera Caslavska, quien se convirtió en la "novia de América" en la ciudad de México en 1968; y con la rumana de ascendencia húngara Ecaterina Szabo, que consiguió el mismo número de preseas doradas en Los Ángeles 1984.

La joven ejerce un dominio férreo desde que, a los 16 años, ganara su primer Mundial meses después de debutar en categoría sénior. Incluso si falla en alguna competición, hecho que  sucede poco, termina imponiéndose a sus rivales porque el valor de sus dificultades le da una enorme ventaja de partida.

La competencia le llega también de su propio país. La anterior campeona olímpica Gabrielle Douglas en los pasados Mundiales, o Alexandra Raisman en Río, aunque ésta perdió toda esperanza de batirla cuando recibió una nota relativamente baja (14,166) en las asimétricas en el concurso general.

Para Raisman una plata con Biles en competición es como una victoria, y así lo asumió tras finalizar con un gran ejercicio de suelo. Su total llegó a 60,098.

Biles ya adelantó que después de Río se tomaría un periodo de descanso. Habrá que comprobar si no es definitivo. Todas las campeonas olímpicas estadounidenses que se han sucedido desde 2004 (Carly Patterson, Anastasia Liukin, Gabrielle Douglas) hicieron lo mismo para explotar comercialmente su fama.

Una vida de esfuerzo

Pero en la vida de Simone no todo ha sido toda de color de rosa. Es más bien al contrario, ya que el peso emocional de sus padres y la adopción por parte de sus abuelos, ha marcado totalmente su vida.

La texana nació en Ohio, pero vive con sus abuelos desde los tres años. Según publicaba la revista National Enquirer su niñez fue atormentada porque es hija de unos padres alcohólicos. Su madre, Shanon Biles, ha sido detenida por la policía en más de 20 ocasiones acusada, entre otros delitos, de asalto, robo y por poseer y consumir sustancias estupefacientes.

La atleta nació cuando su madre tenía 19 años de edad, y cuando había cumplido los tres su progenitora cedió legalmente a Simone y a su hermana pequeña, Adria, a los abuelos maternos, Roland y Nellie -segunda esposa del abuelo-, que han sido quienes las han educado en la localidad de Spring, cerca de Houston.

También se encargaron de sacar de ese círculo a sus otros hermanos, Tevon y Ashley. Estos dos niños finalmente fueron adoptados legalmente por la hermana de su abuelo.

Según indican en el mencionado medio, Shanon, ahora con 44 años, y de acuerdo con los registros de la Corte Municipal del Condado de Franklin, en Ohio, la madre biológica de la atleta fue detenida por primera vez por alteración y falsificación en el año 1993.

Curiosamente, y tras una vida de entradas y salidas en instituciones penitenciarias, Shanon fue arrestada y condenada a unos días de cárcel en 2013, justo el año en que su hija se convirtió, por primera vez, en una gimnasta campeona del mundo.

Preguntada sobre la relación que mantiene con su progenitora, Simone ha comentado a varios medios estadounidenses que, de vez en cuando, habla con ella, así como con sus otros cinco hermanos, además de Adria.

Por su parte su madre hizo unos comentarios al periódico Daily Mail, en los que decía que fue "muy duro comprender que no podría criar sola a sus hijos". También comentó que la relación de Simone con su padre biológico es nula, aunque él es consciente del éxito que ha conseguido la joven.

2 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/deportes/2016/08/17/simone-biles/88896880/