El América, con la dirigencia del ex comentarista de Televisa, resurgió de las cenizas. Pasó de ser el hazmerreír del futbol mexicano (terminó penúltimo en el Apertura 2011) a volver a ser el equipo ganador, poderoso y mandón

2 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN


CIUDAD DE MÉXICO-- Michael Arroyo corre descamisado, producto del éxtasis. Está furibundo, el americanismo lo acompaña en ese desvarío cuando su derechazo pega en las redes (68’). Es el gol que sella el título de la “Concachampions” y el vuelo águila al Mundial de Clubes. América se sienta en el trono de la Concacaf. Se ha vuelto el dictador del área. Ninguno como él. Siete títulos, ninguna final perdida y la envidia de quien le aborrece. 

Jolgorio azulcrema que se mantendrá hasta diciembre con el regreso al “Mundialito” de Japón. El centenario del club no puede ir mejor con el primer cetro de 2016 en sus alas. En ese certamen, las Águilas buscarán su revancha. Desquitarse del papelón del año pasado será fundamental para que los 100 años del club más polémico de México siga alegre, soberbio y en el clímax de los triunfos.

El sueño de verse las caras ya sea contra Real Madrid, Manchester City, Bayern Munich o Atlético de Madrid, quien sea campeón de Europa, crecerá en las almas americanistas conforme pasen los meses.

Cuarto título emplumado en la era de Ricardo Peláez como presidente deportivo. El América, con la dirigencia del ex comentarista de Televisa, resurgió de las cenizas. Pasó de ser el hazmerreír del futbol mexicano (terminó penúltimo en el Apertura 2011) a volver a ser el equipo ganador, poderoso y mandón.

El directivo amarillo ya puede presumir que los cuatro técnicos que ha escogido (Miguel Herrera, Antonio Mohamed, Gustavo Matosas e Ignacio Ambriz) le han entregado algún cetro.

Duelo de vuelta como una calca de la ida. Las Águilas atrás, a la espera de hacer un contragolpe que aumentara el 2-0 a su favor obtenido en el estadio Universitario.

Ignacio Ambriz manda una alineación que en la teoría espanta, pero que en los hechos se queda corto del potencial. Nacho se sabotea. Manda a un ataque poderoso en plantel con Oribe Peralta, Carlos Darwin Quintero, Darío Bendetto y Rubens Sambueza.

El Azteca enmudece, teme una remontada de ciencia ficción. Como alivio en Santa Úrsula, el silbatazo que anuncia el entretiempo. Los norteños juegan sin experimentos. La terquedad de Ricardo Ferretti rinde frutos en la primera mitad. Llega el gol de Tigres. Rafael Sobis manda una diagonal, tras un mal rechace de Paolo Goltz. El servicio del brasileño le queda al infalible André-Pierre Gignac que la guarda en la portería crema (38’).

Pero Ambriz tiene un as. Encuentra en Michael Arroyo el revulsivo perfecto. Fue el hombre del tanto agónico ante Santos en las semifinales de la “Concachampions” y esta vez, el ecuatoriano se confirma como el talismán en Coapa.

Tigres, en el momento del tanto azulcrema, muere y consuma el fracaso. Osvaldo Martínez, de penalti, redondea el éxito. Ricardo Ferretti ha dirigido en ocho finales y perdió cinco. Especialista en perder coronas. Y mientras el brasileño calla, el América se consagra. Es el más grande de la Liga MX y Concacaf. Fiesta centenaria con el título del área en el cielo de Santa Úrsula.

NÚMEROS:

- 5 FINALES perdidas tiene Tigres con Ricardo Ferretti como técnico, de ocho que ha disputado. Dos son de Liga, una de Libertadores, una Supercopa y ahora Concacaf.

2 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/deportes/2016/04/28/amrica-se-corona-en-la-liga-de-campeones-de-concacaf/83645638/