El punto culminante de la larga batalla llegó cuando McMahon se lanzó desde el techo de la celda infernal -cerca de 7 a 8 metros- para castigar al Taker que estaba sobre la mesa de comentaristas

DALLAS, Texas-- La batalla del morbo respondió con creces a las expectativas.

Shane McMahon saltó al ring de Wrestlemania 32 con la encomienda de derrotar al Undertaker para mantener su presencia en la compañía de su padre, mientras que el Deadman quería confirmar que sigue siendo el rey del evento grande de la WWE.

Shane buscó por todos lados dar la sorpresa, casi nadie creía en él, pero poco a poco fue convenciendo de que podía sorprender.

La batalla no fue vistosa, el Taker de inmediato tomó ventaja y parecía enfilarse a un triunfo sencillo, pero el joven McMahon demostró de qué está hecho.

Shane incluso usó las mismas llaves de su rival, pero conquistó a la afición texana al lanzarse de lado a lado del ring para castigar al Enterrador de fea forma.

El punto culminante de la larga batalla llegó cuando McMahon se lanzó desde el techo de la celda infernal -cerca de 7 a 8 metros- para castigar al Taker que estaba sobre la mesa de comentaristas, pero el Deadman se quitó y Shane se estrelló de fea manera.

Entonces el rey del Valle de los Muertos sólo aplicó la clásica tumba rompecuellos y se anotó su victoria 23 en Wrestlemania.

Pese a la derrota y el salir en camilla, Shane se llevó una tremenda ovación por parte de los aficionados.

2 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/deportes/2016/04/04/liquida-undertaker-mcmahon/82622208/