Tras golear a Pumas 4-0, el cuadro tapatío liderado por su entrenador Matías Almeyda está a un paso de la salvación y a un punto de la zona de clasificación

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

GUADALAJARA, Jalisco-- Dinamismo asfixiante. Avasallador. La UNAM simplemente sucumbe ante el futbol veloz de Chivas. Sacar la pelota de las redes se convierte en una costumbre que se repite cuatro veces en la noche. El Rebaño completa un gran partido: 4-0 sobre Pumas. El cuadro tapatío está a un paso de la salvación y a un punto de la zona de clasificación. Noche redonda.

En el arranque, Guadalajara demuestra que su dinamismo es veneno para la defensa de Pumas.

Es un equipo que parece haber encontrado en fechas recientes el equilibrio entre juventud y experiencia, con una alineación que no para de correr. Carlos Peña recibe el esférico. Y es esa visión la que le permite encontrar al hombre adecuado. Afuera del área localiza a Orbelín Pineda. Le toca justo.

El seleccionado controla y acomoda en un movimiento. Decisión rápida como, dicen, hacen los buenos futbolistas. Derechazo de lejos. El esférico se desvía en la barrida de Hibert Ruiz. Con eso es suficiente para que termine colgado del ángulo. Imposible para “Pikolín”. Golazo de Orbelín, al 19’.

Chivas se sacude el letargo. Otra vez el “Gullit”. Pelota abierta a la izquierda, para Carlos Cisneros. El joven rojiblanco ha cumplido su castigo y el técnico Matías Almeyda le respeta su lugar como titular. El sacrificado es Raúl “Deditos” López: el mejor pasador de gol rojiblanco del torneo pasado ahora es suplente.

Y desde esa banda, Cisneros hace crecer la acción. Pegado a la raya, avanza y supera la marca universitaria. Línea de fondo. Vistazo al área. Centro de zurda. Pelota rasa. Adelante del manchón, Ángel Zaldívar no alcanza. A segundo poste, Isaac Brizuela se adelanta. Acomoda el cuerpo para asegurar el remate. Choca la redonda con la derecha. Gol del Guadalajara, el 2-0, al 30’.

Chivas se va al descanso entre aplausos. El Rebaño no se conforma. Pelota elevada cerca del área universitaria. La defensa visitante mal parada. Ángel Zaldívar salta. Gana por arriba. Su toque de cabeza deja sin marca a Isaac Brizuela. Entra al área. “Pikolín” sale a su encuentro. Resbala. “Conejito” mantiene la calma. Toca suave. Gol de Chivas. El 3-0, al 64’.

El estadio rojiblanco es una fiesta. Aplaude la entrada de Javier Eduardo López. La revelación del equipo está en el campo. Carlos Peña le toca con precisión. La “Chofis” entra al área. Encara a Darío Verón. Con una finta, deja atrás al central. Define de zurda. Por abajo. Cruzado. Gol del jovencito. El 4-0 definitivo, al 73’.

La UNAM está liquidada. Incluso, está más cerca el quinto de Chivas, al 87’, cuando “Pikolín” ataja un tiro potente del “Gullit” Peña. Ya no se mueve el marcador. El Guadalajara completa una actuación redonda. Una de las mejores del torneo.

Pumas se va con la vergüenza de acumular 34 años sin vencer como visitante a los tapatíos.

Al término del encuentro, Jorge Vergara celebra un desplegado en redes sociales. “Ya están en Twitter. Sí nos pareció ver un lindo minino”, bromea el empresario rojiblanco, quien aplaude el “descaro” de Javier López: “Obvio la ‘Chofis’ es un jugador que tenemos desde hace tiempo, Matías no se equivocó. Es mérito de todos. Vamos en camino, de menos a más”.

Anti grito

En cuanto al “¡eeeh, puuu...!”, Vergara dice a Televisa: “Hace cuatro años trabajamos con la porra para quitar ese grito, no lo logramos. Por respeto a los demás y a nosotros. Haremos un concurso en Chivas para buscar la palabra sustituta”, promete.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/deportes/2016/04/04/guadalajara-da-un-giro-de-180-grados/82609850/