Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Luego de casi dos mil carreras sobre los más veloces caballos, se convence de que aún tiene muchos sueños por cumplir en las pistas de los hipódromos

155 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Apretó sus piernas apoyado en los estribos de la montura, presionó con su fuete al corcel y con un desborde de energía pasó la meta en la primera posición, el esfuerzo hizo que el animal se desmayara y al caer, pasó sobre él quebrándole tres costillas.

Jorge Martín Bourdieu se levantó rápidamente y suprimiendo el dolor se aferró a la idea que tuvo desde niño de querer ser un jinete de carreras; a la semana siguiente otro caballo en plena competencia golpeó el riel interior y lo lanzó por el aire. Bourdieu se rompió ahora dos costillas del otro costado.

“En aquella ocasión me emparejé la cosa” -bromea- “Son gajes del oficio a los que está uno permanentemente expuesto”, aseguró en entrevista para LA VOZ el jinete originario de Moreno, Provincia de Buenos Aires, en Argentina.

Integrante del grupo de jokeys del Hipódromo Turf Paradise del norte de Phoenix, el competitivo sudamericano ha conseguido numerosos triunfos en 24 años de carrera profesional, pero también fracturas de clavícula, una mano y una pierna, entre otras.

“Esta es una profesión muy demandante y en la que conduces un caballo con mucha fuerza y músculo. Eres consiente de lo que te puede pasar pero sólo piensas en ganar. Dejas de lado los pensamientos negativos”, dice el hombre de 41 años de edad.

Desde muy chico aprendió a querer y respetar a los caballos al observar a su padre, un entrenador que se retiró del oficio antes de que su hijo debutara en una competencia y del que aprendió la responsabilidad sobre el trabajo.

“Diariamente me levanto a las 5 de la mañana y llegó al hipódromo para revisar la cuadra donde trabajo. Entreno por lo menos a 5 animales antes de volver a la casa para bañarme y dormir un poco. Luego regreso porque la primera carrera inicia al medio día”, asegura el jinete avecindado en el Valle del Sol desde hace 4 años.

Un “gaucho” veloz

Fue a los 12 años de edad que corrió sus primeras carreras parejeras y con algún esfuerzo económico entró a los 15 en una escuela de jinetes, de donde salió apenas había cumplido los 16 años debido a la experiencia y el arrojo mostrado.

“Gané unas 300 carreras en mi país antes de venir a los Estados Unidos en 1995 buscando mayores oportunidades. Trabajé galopando caballos en California por 3 años, hasta que conocí a un agente que me llevó como jockey a los hipódromos de Nuevo Mexico y Texas, donde competí por 10 años”.

Bourdieu se casó por segunda vez y cuando la familia aumentó a cuatro hijos , buscó un hipódromo que le permitiera mantenerse más estable la mayor parte del año. Llegó al Turf Paradise con carreras diarias, en una temporada que dura desde octubre hasta mayo.

“El resto del año viajo con mi familia a Nuevo México y participo en algunas competencias en El Paso, Texas”, comenta.

Desde su llegada a Arizona el jinete argentino se destacó por su espíritu competitivo y los últimos tres años ha sido el mejor en las carreras sobre cuartos de milla y pura sangre; promediando 132 triunfos en 2013; 118 en 2014 y 142 el año pasado.

“Cualquiera de nosotros desearía correr en un evento como el Kentucky Derby o el Belmont Stakes, pero si estoy aquí quiero ser el mejor en el promedio de victorias conseguidas”, asegura Martín, que a este tiempo supera lo logrado en años anteriores y su logros económicos también han aumentado.

Aunque no tiene una vida normal ya que trabaja la mayor parte del tiempo y mantiene su físico evitando las grasas y el exceso de la comida, sabe que es un privilegiado al tener un trabajo que disfruta y lo hace muy cerca de los suyos.

“Mi mayor satisfacción es cuando cruzo la línea y gane o no, puedo distinguir entre la gente los rostros de mis hijos y de mi esposa. Ese es mi mayor premio en la vida”, concluye.

Celebrarán la historia

Tanto Martín Bourdieu como el numeroso grupo de jinetes del hipódromo de Phoenix, muchos de ellos mexicanos, participarán en el programa de aniversario que se realizará el sábado 16 de enero.

El Turf Paradise fue fundado en 1954 por el empresario Walter Cluer, que compró mil 400 acres de desierto en lo que ahora es la Avenida 19 y el camino Bell Road, buscando un construir un escenario que compitiera con los de primer nivel en esa época. Abrió sus puertas el 7 de enero de 1956.

Música en vivo, bebidas a bajo costo y pastel gratis, aseguran la diversión para el público asistente, que además recibirá una sombrilla gratis por el 60 aniversario del recinto ecuestre.

155 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/deportes/2016/01/15/martin-bourdieu/78649858/