Si la organización que tiene a dos ex presidentes arrestados por corrupción quería limpiar su imagen, su torneo insignia no le está haciendo ningún favor

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Poco después de caer ante México en las semifinales de la Copa de Oro, víctimas de un polémico penal a los 88 minutos, los jugadores de Panamá posaron para una foto con una enorme pancarta. La imagen, publicada por redes sociales, tenía un mensaje bastante familiar en meses recientes: "CONCACAF LADRONES. CORRUPTOS".

Si la organización que tiene a dos ex presidentes arrestados por corrupción quería limpiar su imagen, su torneo insignia no le está haciendo ningún favor.

México se vio beneficiado por segundo partido consecutivo de polémicas decisiones arbitrales para meterse en la final del campeonato, en la que enfrentará el domingo a Jamaica, y ni los propios mexicanos quedaron satisfechos con el desenlace del encuentro del miércoles por la noche en Atlanta.

"El primero no es penalti", admitió el técnico de México, Miguel Herrera, en referencia a la mano que pitó el árbitro estadounidense Mark Geiger a los 88 minutos y que permitió al "Tri" empatar 1-1 y enviar el partido al tiempo extra, donde ganó… con otro penal.

"Estoy impresionado. Pensé en retirarme del fútbol. Es impresionante", dijo, por su parte, el entrenador de Panamá, el colombiano Hernán Darío Gómez. "Estoy en el fútbol desde 1980. Hoy estoy muy triste por el futbol".

"Daña al torneo. Pierde la final, pierde mística, pierde belleza la final".

México superó los cuartos de final ante Costa Rica gracias a un penal pitado en el último suspiro de los tiempos extras por una dudosa falta sobre Oribe Peralta.

Ese triunfo 1-0 generó suspicacia de que el organismo rector del fútbol en Norte, Centroamérica y el Caribe se beneficia de tener en las instancias finales a la selección que más público lleva a los estadios, junto con Estados Unidos, que cayó en la otra semifinal ante Jamaica. Lo que pasó el miércoles ante los canaleros sólo sirvió para avivar esa impresión.

La Copa de Oro se realiza mientras la CONCACAF implementa medidas de transparencia e intentar lavar su reputación tras el arresto en mayo de su entonces presidente Jeffrey Webb, y de su predecesor Jack Warner, como parte de la investigación estadounidense por corrupción en el fútbol.

Webb fue extraditado la semana pasada a Estados Unidos, donde encara acusaciones por soborno, crimen organizado y otros delitos, mientras que Warner emprendió una batalla legal en su natal Trinidad y Tobago contra la solicitud de extradición.

Panamá, que jugó con un hombre menos durante buena parte del encuentro por la expulsión cuestionable de Luis Tejada, ganaba 1-0 y parecía aguarle la fiesta al "Tri", hasta que Geiger pitó una dudosa mano de Román Torres, quien, aparentemente sin intención, tocó el balón con el brazo mientras caía en el área. Los jugadores de Panamá incluso salieron de la cancha durante varios minutos en señal de protesta, hasta que finalmente Andrés Guardado metió el tiro e igualó el marcador.

"Extraño y feo", dijo Guardado para describir el desenlace del encuentro. "Desgraciadamente los jugadores somos los menos culpables de los errores arbitrales", agregó el jugador del Valencia español, quien admitió en una entrevista con TV Azteca que incluso pensó en tirar el penal afuera.

"Por un momento sí, pero bueno, al final uno es profesional y se le viene a la cabeza cuando a ti te ha tocado estar al otro lado y los jugadores contrarios no se tocan el corazón contra ti", agregó. "Esto es fútbol, a veces te da a veces te quita".

La federación panameña de fútbol acusó el jueves a los árbitros de favorecer "de manera vulgar y descarada a la selección mexicana", y pidió la remoción de todos los miembros de la Comisión Arbitral de la CONCACAF.

"Exigimos se dé una pronta respuesta a esta solicitud debido a que la misma echa por tierra todo el esfuerzo y sacrificio que realizan cada uno de nuestros jugadores para vestir la camiseta nacional, el trabajo de nuestro cuerpo técnico, así como la planificación a nivel dirigencial", señaló la federación en un comunicado publicado en su portal de internet.

"Es principalmente por los jugadores, cuerpo técnico, sus respectivas familias, cada uno de los miembros de la selección y, en fin, por la ilusión de todo un país, que hacemos pública nuestra inconformidad con las decisiones arbitrales que han perjudicado no solo a nuestra selección sino a otros oncenos como el costarricense que también fue víctima de esta situación", agregó.

Hasta la prensa mexicana se hizo eco de las críticas por la forma en que su selección avanzó a la final.

"México logra un vergonzoso pase a la Final de la Copa Oro", tituló el diario deportivo Récord.

"Tri a la final y #Tampocoerapenal", señaló el diario Reforma, con un hashtag que hace referencia al penal que pitaron a favor de Holanda y que terminó eliminando a México en los octavos de final del pasado Mundial. "El arbitraje al que tanto ha tundido (criticado) Miguel Herrera hoy es el máximo aliado para que México dispute la Final de la Copa Oro. La Concacaf no tiene su final soñada, pero sí al Tricolor en la misma", agregó. La final soñada hubiera sido México-Estados Unidos.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/deportes/2015/07/23/concacaf-encara-otra-tormenta-por-polmicos-arbitrajes/30568169/