Dos de los equipos que comenzaron con aspiraciones de no sólo llegar a los Playoffs, sino pelear por un lugar en la Serie Mundial se encuentran al borde del precipicio, empacar las maletas y jugar el resto de la campaña en modo automático

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

GUADALAJARA, Jalisco-- Quizá es tiempo de aceptarlo para Boston (42-51) y Detroit (46-46): este año no van a ningún lado.

Dos de los equipos que comenzaron con aspiraciones de no sólo llegar a los Playoffs, sino pelear por un lugar en la Serie Mundial se encuentran al borde del precipicio, empacar las maletas y jugar el resto de la campaña en modo automático.

Y para eso tiene que aceptar que son vendedores, en lugar de engañarse más y pensar que pueden ser compradores para competir el resto del año.

El 31 de julio cierra el plazo para canjes en las Grandes Ligas y aceptarse como vendedor y cambiar a sus mejores activos por prospectos que ayuden a reconstruir a la franquicia, no es una decisión fácil de tomar.

Por primera vez desde 2008, los Tigres no serán compradores y cederán su dominio en la Central de la Americana, ya sea a los Reales de Kansas City o a los Mellizos de Minnesota.

Y aunque Detroit juega pelota para .500, son los nueve juegos y medios de distancia con respecto a los Reales los que hace pensar que este año es la oportunidad para iniciar una reestructuración.

A diferencia de Boston, que ocupa el sótano del Este de la Americana y cuyo inicio de la segunda mitad de la campaña no augura que las cosas vayan a mejorar.

Los Medias Rojas cerraron bien la primera mitad de la temporada, pero la barrida de cuatro juegos contra los Angelinos devolvió a su realidad a Boston, un equipo que gastó cerca de 250 millones de dulares en contratos para salir del sótano y repetir la historia de 2013, donde abandonaron el fondo del sector que ocuparon un año antes para consagrase campeón de la Serie Mundial.

Este año, el objetivo era repetir ese del suelo al cielo; sin embargo, parece que será del suelo al suelo.

A Detroit le está costando más trabajo aceptar su realidad, su gerente general y presidente, Dave Dombrowski, esperar· a ver cómo evoluciona el equipo en estos días para determinar la postura.

"En este punto, nuestro enfoque es tratar de ganar. Estamos haciendo todo lo que podemos para clasificar a Playoffs, las cosas pueden cambiar drásticamente en un espacio de 10 juegos. Pero para eso tenemos que jugar bien", reconoció Dombrowski.

Los Tigres tienen una nómina de 172.8 millones de dólares, la más alta en la historia de la franquicia, por ello se aferran a la posibilidad de contender hasta el último momento, pero su pitcheo abridor no ha ayudado.

Y quizá es tiempo de dejar ir a uno de ellos: el zurdo David Price (9-3, 2.32), quien está teniendo una campaña sensacional y tratar de obtener el máximo beneficio, antes de que se marche como agente libre al final de la campaña.

El otro activo valioso que tienen para cambiar es a Yoenis Céspedes, el poderoso jardinero que lidera las Grandes Ligas en dobles (27) y que llegó este año al equipo, procedente de un cambio con los Medias Rojas de Boston, por Rick Porcello.

Boston también tiene activos importantes para ofrecer vía cambio, como el cerrador Koji Uehara, el abridor Clay Buccholz y ver quÈ pueden conseguir por los veteranos Shane Victorino y Mike Napoli, que se les termina su contrato.

Los Medias Rojas apostaron a la ofensiva y dejaron desprotegida su rotación abridora y los resultados demuestra que se equivocaron: último lugar en la Americana en efectividad y tercera peor marca de todas las Grandes Ligas.

El objetivo para el gerente general Ben Cherrington será descargar peso de la nómina, para que le permita ir por los agentes libres de peso y no hipotecar sus mejores prospectos para salir inmediatamente de la crisis.

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/deportes/2015/07/22/se-quedan-boston-y-detroit-sin-opciones/30530407/