Repetición automática
Mostrar Miniaturas
Mostrar Subtítulos

Miles de fanáticos hace y pagan lo que creen necesario por el juego del futbol

1 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Los García cerraron la puerta de su casa en McAllen, Texas, el pasado viernes, y pararon en la gasolinera mas cercana, había que llenar el tanque de la camioneta porque que el camino hacia la ciudad de Glendale, Arizona, era un tramo largo.

Los cinco miembros de la familia no habían podido dormir bien por la emoción, pero disfrutaron del camino sabiendo que su objetivo estaba más cerca, finalmente el cuerpo les exigió un descanso y cayeron rendidos en un hotel de El Paso, Texas.

"Llegamos el sábado a Phoenix y le dimos una vuelta a toda la ciudad, quisimos ver de cerca el estadio y hoy domingo almorzamos por aquí , para ser de los primeros en entrar", aseguró para La Voz Miguel García y sus fanáticos del "Tricolor" mexicano.

Los García se gastaron aproximadamente 2 mil dólares solamente en el viaje. Consiguieron buen precio en los boletos por internet, pero aseguran que ver la cara de su hija adolescente al saber que vería jugar al portero Guillermo Ochoa de cerca, no tiene valor, además de que aseguran ser una familia que siempre han seguido al seleccionado azteca.

"Es la primera vez venimos a Arizona, pero viajamos por todo Texas cuando juegan por allá en alguna ocasión. Esta vez era la Copa Oro y había que hacer el esfuerzo".

Llegaron de todas partes

Cientos de familias viajaron de diferentes partes de México y los varios estados vecinos de Arizona para disfrutar de la fiesta futbolera que se disfrutó en el Valle, el pasado domingo.

En la algarabía previa al primer encuentro programado entre Cuba y Trinidad y Tobago, los fanáticos mexicanos se arremolinaron en las puertas de entrada y reconocieron a varias personalidades de la televisión que llegaban.

"Tomate una foto conmigo", le pedían a un reportero de Univision.

"Claro…son familia?", les preguntó Rodolfo Landeros al ver al numeroso grupo.

"En el futbol todos somos familia", le contestaron varios entre risa y reconociéndose como aficionados con un mismos rostro y corazón.

La asistencia general dada a conocer por los organizadores en el estadio fue de 62 mil 910 almas, con una mayoría de mexicanos como era de esperarse, pero en la que también había cientos de guatemaltecos y pequeños lunares de cubanos y trinitarios.

El valor del boleto

Con la reventa siendo una actividad legal en Arizona, algunos asientos quedaron sin ocuparse. Los boletos que se vendieron en el estadio tuvieron un precio que iba de los 36.25 dólares a los 156.25 en las partes más cercanas a la cancha.

Algunos sitios los ofrecían el sábado por la noche en 275 dólares (StubHub) los más cercanos y otros que rayaban en lo exagerado con más de 4 mil dólares, en la parte central de la cancha (TicketCity y SeatGeek).

Al final, un empate a cero volvió a dejar sin convencer a la afición y la inversión económica aplicada empezó a calar en el bolsillo. El abucheo a los 90 minutos pareció salir de una sola garganta.

1 LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/deportes/2015/07/12/futbol-convierte-a-todos-en-una-familia-copa-oro-2015-mexico-guatemala/30067557/