Como Oficial en Jefe del boxeo amateur en Arizona busca la competencia justa y la sana actividad deportiva

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN

Se pasaba horas mirando por la ventana, la radio encendida no siempre captaba su atención y aunque el patio de su casa le permitía una pequeña aventura ocasional, su mente y su cuerpo infantil le demandaban una mayor actividad.

Richard J. Soto pasó gran parte de su niñez entre las paredes de su casa en California obligado por sus padres, quienes lo dejaban mientras trabajaban largas jornadas, paradójicamente para tratar de brindarle una mejor vida a él y sus hermanos menores.

"Un niño necesita actividad y una guía para que su mente no se desvié hacia lo malo. Son como esponjas que lo absorben todo y las cosas negativas son más fáciles de asimilar", aseguró en entrevista para La Voz, el actual jefe de los réferis del boxeo amateur en Arizona.

Soto reconoce que le faltó infancia y una vez que tuvo edad para demandar mayor libertad para salir a la calle, encontró en las malas compañías y los vicios, un refugio natural ante su falta de dirección.

"Las cosas me salieron muy mal", se limita a decir, como tratando de olvidar sus años complicados de la juventud.

Fue el deporte lo que le impulsó a pensar diferente. En el ultimo año de la preparatoria tuvo la oportunidad de jugar futbol americano y se sintió muy bien, además de que sus notas escolares mejoraron.

"El gusto me duró poco ya que tuve que trabajar para ayudar a la familia", recordó.

Gusto por el boxeo

Pendenciero y buscando acción como todos los muchachos de su barrio, Richard se enlistó en el Army buscando ir al conflicto de Vietnam, contrajo matrimonio y pasó 12 años sirviendo en una base en Alemania.

"Fue mi segundo matrimonio el que me trajo a vivir a Arizona y tratando de no repetir mi historia, siempre acompañé a mis hijas y a mi hijo a diferentes actividades deportivas".

Buscó transmitirle su gusto por el boxeo a su hijo llevándole a varios torneos y un día de 1999, se decidió a dar un extra en los cuadriláteros y obtuvo finalmente su licencia de réferi.

"El boxeo amateur se basa en el pugilismo olímpico y busca primero la seguridad de los boxeadores. No dejamos que los contendientes lleguen a masacrar a su oponente. Se trata de demostrar respeto, técnica y que se sólo se marquen los golpes", expuso.

Aunque ha trabajado durante 32 años en una agencia automotriz del Valle, nunca le ha faltado el respeto y la dedicación por el boxeo, lo que le ha ganado ser desde hace más de una década el Jefe de Réferis del United States Amateur Boxing, Inc., capítulo Arizona, actividad que realiza sin percibir salario alguno.

"Arriba del ring los muchachos deben lucir bien, no deben hablar malas palabras y demostrarle respeto a sus oponentes. El boxeo debe ser para ellos un reflejo de la vida. Si hacen lo correcto van a tener una oportunidad para ganar".

Richard es juez en peleas tanto de niños de 8 años, edad mínima para participar, así como de hombres en los 40 años, que es el tope del amateur, y en todo este tiempo atesora no sólo el apoyo que ha brindado a los suyos, sino a todos los miembros de la familia del boxeo de Arizona.

"Un día llegaron a un evento unos padres con su hijo convertido en todo un joven, para agradecernos a todos los réferis el haberle enseñado a su niño ha tener respeto por el deporte, por sus compañeros y por la familia. Es algo que se recuerda siempre".

Torneos con el camino olímpico como el Gene Lewis de Mesa, los Silver Gloves, los Golden Gloves, los Torneos Estatales y el Torneo de las Cuatro Esquinas, entre otros organizados por los clubes locales, son reglamentados por el equipo de Soto.

"Como les digo a los boxeadores hombres o mujeres, en el cuadrilátero no hay perdedores, todos ganan. Ya tuvieron el valor y el coraje para enfrentarse a un rival con sus propias armas y si pueden con eso, pueden con todos los retos de la vida", concluye.

CONÓZCALO

Richard Juan Soto

  • Nacido en California pero orgulloso de su origen mexicano. "Soy más mexicano que los nopales" asegura.
  • Su abuelo le transmitió su gusto por el boxeo.
  • Edad : 68 años
  • 16 años como réferi
  • 12 años Jefe de Réferis del United States Amateur Boxing, Inc., capítulo Arizona.
  • Una regla con la que batalla en cada torneo es el uso de los flash de las cámaras por parte de los familiares. "La gente quiere la mejor foto de su boxeador, pero puede cegarlo a él o al oponente y hacerlo perder"

LINKEDINCOMENTARIOSMÁS INFORMACIÓN
Read or Share this story: http://www.lavozarizona.com/story/deportes/2015/07/06/richard-soto/29771929/